Aleksander Ceferin, Luis Rubiales y Gianni Infantino
Los presidentes Aleksander Ceferin (UEFA), Luis Rubiales (RFEF) y Gianni Infantino (FIFA), antes de la Asamblea General de la RFEF. EFE

Luis Rubiales ha presidido su primera Asamblea General al frente de la RFEF, pero no ha olvidado a quien le ha precedido en el cargo. En el discurso inaugural, el actual presidente del máximo organismo del fútbol español se ha referido a Ángel María Villar y al resto de involucrados en la 'operación Soule', aunque sin nombrarles.

Después de agradecer la asistencia a los presidentes Aleksander Ceferin (UEFA), Gianni Infantino (FIFA), Alejandro Blanco (Comité Olímpico Español) y Javier Tebas (La Liga), ha comenzado el discurso en el que ha prometido la modernidad que pretende implementar en el organismo español.

"Nos vamos a sentir orgullosos de nuestro pasado, y vamos a pedir respeto para esta Federación y las personas que están pasando por una situación judicial. Todo mi respeto para ellos", comenzó, en clara alusión a Villar y los demás directivos involucrados en la 'Soule'.

"A partir de ahí, vamos a ganar el futuro, una federación más moderna, fiscalizada, donde la igualdad no sea una utopía, donde mujer tome las riendas y tome un papel protagonista, donde el fútbol sala y el fútbol playa van a ser parte del motor de esta federación. Una federación de la que espero que la mayor parte de ustedes, cuando miren atrás, se sientan partícipes y se sientan orgullosos", finalizó Rubiales.