Cristiano Ronaldo
El futbolista portugués Cristiano Ronaldo. EFE

La mañana del martes ha estado marcada por la comparecencia de Cristiano Ronaldo y Xabi Alonso en la Audiencia Provincial de Madrid por sendos delitos de fraude fiscal de los jugadores cuando residían en la capital española. El delantero de la Juventus ha aceptado la multa de 18.8 millones de euros y la pena de prisión de dos años aunque no ingresará en la cárcel.

Por su parte, el juicio contra Xabi Alonso, para el que la Fiscalía pide hasta cinco años de cárcel, ha sido suspendido por dudar de la competencia del tribunal designado.

Los dos ex jugadores del Real Madrid se unen a una larga lista de futbolistas que han tenido problemas con Hacienda en España:

    1. James Rodríguez. El colombiano defraudo casi 7 millones de euros, pero con sanción e intereses la multa asciende a 11’65 millones. James se declaró como no residente en España en 2014, año en que ficho por el Real Madrid procedente del Mónaco.
    2. Radamel Falcao. Otro colombiano, este exjugador del Atlético de Madrid, pagó nueve millones por dos delitos contra Hacienda. Sustituyó la pena de prisión por una multa diaria de 100 euros durante 16 meses. Fue acusado por no tributar sus ingresos -unos 5 millones- por derechos de imagen en los años 2012 y 2013. Falcao simuló la cesión de sus derechos a una sociedad colombiana en 2011 y poco después a otra empresa, situada en las Islas Vírgenes Británicas.
    3. Leo Messi. El jugador argentino luchó por su inocencia y llevó su caso hasta el Tribunal Supremo, que ratificó la condena. La Audiencia de Barcelona le condenó a 21 meses de cárcel por tres delitos fiscales y 4’1 millones de euros defraudados a Hacienda durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009. Messi no tributó en España diez millones ingresados por derechos de imagen. La condena del Supremo incluyó multas de dos millones a Messi y un millón de euros a su padre, Jorge Messi, que también fue condenado como cooperador necesario. La pena de cárcel fue luego rebajada de 21 a 15 meses. Al ser una condena inferior a dos años y al no tener antecedentes penales ni el jugador ni su padre, la entrada a prisión se suspendió. Messi pagó en 2013 diez millones de euros correspondientes a sus obligaciones fiscales en 2010 y 2011 como señal de buena voluntad.
    4. Ángel Di María. El argentino alcanzó un acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado por un doble delito fiscal tras defraudar 1’3 millones de euros respecto a sus derechos de imagen en los años 2012 y 2013. Di María abonó dos millones de euros y aceptó una pena de un año de cárcel. El futbolista diseñó una estructura societaria para evitar los pagos a Hacienda.
    5. Javier Mascherano.  La Audiencia de Barcelona condenó al argentino a un año de cárcel y 815.000 euros de multa por dos delitos fiscales. Mascherano defraudó 1’5 millones de euros con la cesión de sus derechos de imagen a empresas extranjeras en los años 2011 y 2012. El jugador se declaró culpable y pactó con la Fiscalía de Delitos Económicos y con la Abogacía del Estado.
    6. Neymar da Silva Junior. . En noviembre de 2016, el Barcelona fue condenado por la Audiencia de la Ciudad Condal al pago de dos multas que suman 5,5 millones de euros por dos delitos fiscales contra la Hacienda Pública en 2011 y 2013.
    7. Marcelo. El brasileño aceptó una condena de cuatro meses de cárcel por defraudar a Hacienda 490.917,70 euros en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del ejercicio 2013 y el pago de 753.624 euros, lo que debía ratificar el juez en una sentencia.
    8. Iker Casillas. En mayo de 2014 se conoció que el portero y capitán de la selección española tuvo que pagar 2 millones de euros a Hacienda después de haber sido sometido a una inspección por discrepancias en la interpretación de la normativa. No hubo sanción económica.


También se vieron envueltos en fraudes fiscales, con penas menores que los mencionados anteriormente,  otros jugadores como Fabio Coentrao (1,7 millones), Luka Modric (1 millón), Álexis Sánchez (900.000 euros) o Marcelo (500.000 euros).