Sergio Ramos
Sergio Ramos, en Múnich. EFE

Sergio Ramos, defensa del Real Madrid, aseguró este miércoles tras la victoria de su equipo por 1-2 ante el Bayern Múnich, que el conjunto blanco aún "no ha hecho nada" y pidió "máximo respeto a un grandísimo Bayern".

"Sabíamos lo que nos íbamos a encontrar. El equipo ha defendido muy bien. ¿Quién decía que iba a ser fácil? La gente esperaba un 0-3, pero es muy complicado. El primer paso está dado. Nos llevamos un resultado a favor y no hemos hecho nada. Máximo respeto a un grandísimo Bayern", declaró en Bein Sports.

Además incidió en la importancia del partido que completó todo el equipo y jugadores como Marco Asensio o Lucas Vázquez, para los que tuvo buenas palabras.

"Asensio es un futbolista clave para nosotros. Salga quien salga, que lo haga con chispa. Esas ganas de aportar al grupo nos hará conseguir los objetivos", comentó

"Independientemente del trabajo defensivo, Lucas Vázquez se ha dejado el alma. Lo ha hecho muy bien contra Ribery. Es un trabajo sólido del equipo y vamos a seguir mejorando", agregó.

Sobre Zidane y las críticas, dijo que "el entrenador del Madrid estará muy cuestionado siempre. Yo me pasé siete años aquí sin ganar una Champions y a algunos de esos entrenadores ni siquiera se les criticaba. Cuando Zizou tiene que apostar, lo hace, porque es el que manda. Estamos muy contentos de que dirija él el barco".

Por último, declaró que en la primera fase del encuentro, tras el gol de Joshua Kimmich para el Bayern, reconoció que el Real Madrid "inconscientemente" se echó para atrás aunque después "intentó ir a por el partido".

"Hemos defendido bien y en una contra hemos matado. Ese tipo de cosas hace grande al equipo. Salga quien salga, lo hace bien", concluyó.