El parkour es un deporte de origen francés, muy físico, en el que las personas que lo practican utilizan su cuerpo para superar los obstáculos urbanos que se encuentran a su paso realizando acrobacias.

Su peligrosidad es alta si no se tiene un dominio de las nociones y un nivel físico elevado. De hecho, este martes ha fallecido un joven de 17 años mientras practicaba el parkour entre balcones.

Para poder realizar las acrobacias con seguridad y eficiencia, se necesita una capacidad motriz adecuada y una gran potencia de salto. El objetivo es desplazarse rápidamente y de forma controlada.

Los deportistas que lo practican se llaman traceurs -trazadores, en francés— y el parkour fue creado hace más de cinco lustros por Sebastian Foucar y David Belle, dos jóvenes franceses de Lisses.

Su popularidad ha crecido exponencialmente e incluso el cine ha tratado de reflejar la historia de esta disciplina en películas como Yamakasi, de Luc Besson.

Múltiples movimientos

Exiten multiples movimientos, categorizados en desplazamientos, saltos, aterrizajes y maniobras avanzadas, y la dificultad varía en función de la complejidad del obstáculo callejero , la velocidad, la fuerza del salto, el peso del traceur y su pericia.

Dada su extremada exigencia, es muy común que se produzcan las lesiones o los accidentes. Aquí os dejamos también la otra parte del parkour, todos esos 'fails' que se ven menos en los vídeos.