Pink en la Super Bowl
La cantante Pink canta el himno nacional de EE UU antes del comienzo de la Super Bowl, la final de la liga de fútbol americano (NFL), en el Bank Stadium de Minneapolis. TANNEN MAURY / EFE

La cantante de pop estadounidense Pink superó los problemas de salud que arrastró en los últimos días afectada con los síntomas de la gripe y entonó con brillantez el himno nacional previo al inicio de la 52 edición de la Super Bowl, en el U.S. Bank Stadium de Minneapolis.

Pink se sobrepuso a la infección de gripe para presentarse en el espectáculo de inicio de la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Eagles de Filadelfia en el campo de los Vikings de Minnesota.

La cantante, vistiendo una chamarra plateada y pantalón blanco, mostrando cierto nerviosismo, antes de empezar a cantar sacó un chicle de su boca y lo lanzó al césped, luego ofreció una sonrisa e inició su participación.

Los jugadores de ambos equipos escucharon atentamente a Pink, y ninguno de ellos se arrodilló, como durante toda la temporada lo hicieron algunos como protesta por la situación de racismo institucional y policial que, según consideran, persiste en EE UU.

El acto de arrodillarse de los jugadores incluso llevó al presidente del país, Donald Trump, a pedir que los propietarios de equipos despidieran a quienes se arrodillaran.

Esta vez ninguno de ellos recurrió a esa muestra de protesta y Pink concluyó el himno de forma brillante y en medio de la gran ovación que le ofrecieron los 73.000 espectadores que llegaron para presenciar el partido, que será visto a través de todo el país por más de 110 millones de telespectadores.

Antes del partido, Trump, que no quiso dar su pronóstico de cual era su equipo favorito, había pedido que los jugadores respetasen al himno y la bandera del país.

El momento de la verdad

Los Eagles saltaron al campo de juego antes de que lo hicieran los Patriots, mientras que su mariscal de campo, Nick Foles, que debuta en un Super Bowl, dijo que ya no había nada que decir porque "el momento" había llegado.

Por su parte, el legendario pasador de los Patriots, Tom Brady, que juega el octavo, declaró que estaba tranquilo, sin sentir nervios, porque "se trata sólo de un partido, es un momento para disfrutar".

Ambos equipos ya se enfrentaron previamente en el Super Bowl XXXIX, en 2005, en el campo de los Jaguars de Jacksonville, con un triunfo de los Patriots por 24-21.

Inmediatamente después de que todos los jugadores estaban en el campo de juego, el actor y cantante Leslie Odom, ganador de un premio Tony en 2016, se encargó de interpretar God Bless America, con lo que dio paso a la actuación de Pink.