Donald Trump
El presidente de EE UU, Donald Trump, en una mesa redonda de la Oficia de Aduanas y Protección de Fronteras, en Sterling, Virginia. ANDREW HARRER / EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, agitó la controversia este domingo horas antes de la final de fútbol americano de la Super Bowl al instar a mostrar "respeto" por la bandera y "levantarse con orgullo" a escuchar el himno nacional, después de que varios jugadores se arrodillasen en protesta.

"Debemos a nuestros héroes [de las Fuerzas Armadas] el mayor respeto por defender nuestra libertad y nuestro modo de vida estadounidense", dijo Trump en un comunicado poco antes del partido que se disputará en Minneapolis (Minesota), con los New England Patriots, defensores del título, y los Philadelphia Eagles como protagonistas.

Trump subrayó que "su sacrificio está cosido en cada estrella y cada barra de la bandera". "Los llevamos en nuestros corazones y les agradecemos nuestra libertad a la vez que nos levantamos con orgullo para el himno nacional", agregó el mandatario.

Trump criticó con dureza el año pasado a los jugadores que se habían arrodillado durante el himno previo al inicio de los partidos como muestra de la injusticia racial en Estados Unidos, y aseguró que deberían ser despedidos por no mostrar respeto.

Las palabras del mandatario, que generaron un enorme revuelo mediático, fueron rechazadas por gran parte de los jugadores y propietarios de clubes de la NFL, la liga de fútbol americano.

Trump verá el partido desde su club privado de Mar-a-Lago, en Florida, y ha roto la tradición de otros presidentes de ofrecer una entrevista con motivo de la final de NFL, el espectáculo deportivo más popular de Estados Unidos.