España, en el Mundial de Baloncesto
La selección española de baloncesto escucha el himno durante el Mundial de China. EFE

Los enviados especiales en el Mundial de baloncesto están sufriendo la dura burocracia china. Así lo llevan denunciando desde que arrancó el torneo en el país asiático, pero el incidente más grave ha ocurrido en el España-Polonia.

Concretamente, en las horas previas al partido. Lucas Sáez-Bravo (El Mundo), José Luis Martínez (Marca) y Juan Jiménez (AS) han sido retenidos en una sala a petición de la policía china, según han relatado Sáez-Bravo y Jiménez en twitter. El motivo de dicha retención es que las acreditaciones que habían servido para las fases previas no eran válidas a partir de cuartos de final.

Además de dejarles encerrados durante un rato, también les quitaron los pasaportes, aunque posteriormente se los devolvieron.

Los periodistas dejan bien claro que no ha sido una cuestión achacable sólo a FIBA, organizadores del Mundial, sino más bien a las autoridades chinas. "Sólo Sakis Kontos, un responsable de comunicación de FIBA, se preocupó por ellos y fueron sus gestiones las que les permitieron recuperar sus pasaportes y poder llegar a su puesto de prensa", relatan en 'Marca'.

Los tres periodistas pudieron asistir al partido, aunque ya con él empezado, y la sensación de que esta situación se puede repetir, ya que además de una organización caótica, tienen serios problemas de comunicación con las autoridades locales porque apenas hablan inglés.