El expresidente de la UEFA y antigua estrella del fútbol francés Michel Platini permaneció este martes durante 15 horas detenido para ser interrogado por un caso de presunta corrupción relacionado con la elección de Catar como sede del Mundial de 2022.

La Fiscalía Nacional Financiera trata de determinar si el ex número 10 de la selección francesa y de la Juventus de Turín participó de forma irregular en la compra de votos para que el país del Golfo Pérsico fuera designado sede de esa competición.

Platini, que en tres días cumplirá 64 años, llegó a los locales de la Brigada Anticorrupción, en la localidad de Nanterre, a las afueras de París, sobre las 9:30 horas (7:30 horas GMT) y fue puesto en libertad después de las 00:30 horas (22.30 horas GMT), momento en el que abandonó el lugar acompañado de su abogado William Bourdon.

El que fuera mítico futbolista francés y posteriormente máximo directivo del fútbol europeo prestó declaración en la Oficina Anticorrupción de la Policía Judicial de la localidad gala, en un proceso que lleva coleando desde el mismo momento de la designación del país catarí como sede del Mundial.

"Platini está declarando de forma serena y precisa, responde a todas las preguntas, incluidas las relativas a las condiciones de atribución de la Eurocopa de 2016, y está dando explicaciones útiles", explicó su abogado, que añadió que el exjugador "no tiene nada que reprocharse y asegura ser totalmente ajeno a unos hechos que le superan".

"Actos de soborno"

Platini está siendo investigado tras la orden de la oficina del Fiscal Nacional de Finanzas, que ve claros incios de "actos de soborno activo y pasivo". También está investigado Claude Guéant, que fue ministro de Interior en el ejecutivo de Nicolas Sarkozy entre 2011 y 2012, en condición de "sospechoso en libertad".

El mismo día 3 de diciembre de 2010, la prensa inglesa ya advertía de que había indicios sobre varios miembros de la FIFA que habían sido supuestamente sobornados para que votaran a favor de la candidatura de Catar frente a otras como Marruecos. Esto desembocó en investigaciones abiertas a dirigentes de varias federaciones, que ha derivado directamente en la detención de Platini.

El llamado 'escándalo FIFA' ya se ha llevado por delante varios dirigentes de primer orden, y también generó serias dudas acerca de la concesión, no solo del Mundial Catar, sino también del ya disputado de Rusia 2018.

En su momento, Joseph Blatter, expresidente de la propia FIFA, también admitió que hubo "influencias políticas" en la designación de Catar, lo que no hizo sino alimentar aún más los rumores de que las corruptelas habían manchado el proceso de elección de los Mundiales ya no sólo de 2018 y 2022, sino también de otras fechas previas.