Fernando Alonso
Fernando Alonso pilota en el circuito de Paul Ricard (Francia). EFE

McLaren está atravesando su momento más bajo de la temporada. El rendimiento del MCL33 está muy lejos de las prometidas luchas con Red Bull y Ferrari por los podios, y simplemente aspiran a ser como mucho séptimos, siempre que tengan una pizca de suerte. El enfado de los accionistas ya era monumental antes de llegar a Paul Ricard, pero tras una desastrosa clasificación de Alonso y Vandoorne, se ha llegado a un punto crítico.

El motivo de que el coche no esté a la altura de lo esperado es que, simplemente, es un mal coche. El cacareado buen chasis del MCL33 no es tan bueno como decían, y el propio Zak Brown admitió ane la prensa que hay un problema que ni siquiera usando dos túneles de viento han sabido detectar.

"Hemos identificado las áreas de nuestro problemas y es la aerodinámica, pero es algo que no se ve en el túnel de viento, porque si no lo arreglaríamos. Tratamos de arreglar los problemas en la pista con los pocos test que hay. No podemos replicar el problema o los problemas.Hemos identificado áreas de debilidad que simplemente no aparecen en un túnel de viento", dijo. Es decir: el coche está mal diseñado, en general, y no saben por qué.

Lo irónico del asunto es que McLaren no se sirve sólo de su propio túnel de viento. Además del que tienen en la sede de Woking, emplean el que tiene Toyota Motorsport en su sede central en Colonia (Alemania). El mismo túnel de viento en el que se ha probado el imbatible TS050 con el que el propio Alonso junto a Buemi y Nakajima comandaron el doblete para la marca japonesa en las 24 horas de Le Mans no es capaz de ayudar a McLaren de manera correcta.

No obstante, Brown no culpa a las instalaciones de Colonia... o no del todo. "El túnel de Toyota funciona bien, pero no simula todo y no muestra todos los problemas.  Sea el túnel que sea, no identifica los problemas", dijo ante la prensa.

Alonso se queja de falta de desarrollo

La situación es grave. Mientras otros equipos se están dedicando a evolucionar los coches ya creados, en McLaren tienen que seguir dando vueltas sobre los mismos problemas, antes de meter piezas nuevas. En la misma línea se queja un Fernando Alonso al que cada vez costará más convencer para que siga en el equipo y, por ende, en la Fórmula 1.

"El coche es lento. Es el mismo que en los tres o cuatro últimos Grandes Premios, y nos estamos retrasando (en desarrollo). En cada carrera parecemos menos y menos competitivos", se lamentaba un Alonso que pide más a su equipo. "Vemos a los demás traer actualizaciones en cada carrera y nosotros estamos trayendo actualizaciones cada dos o tres. En esas carreras en las que no estamos trayendo nada, damos un paso atrás", se lamentaba ante los medios.