Marc Márquez
El piloto español Marc Márquez, en el GP de Tailandia. EFE

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) logró la machada en los entrenamientos para el Gran Premio de Tailandia de MotoGP, que se disputaron este sábado, en el circuito Chang International de Buri Ram y ocupará la primera posición en la formación de salida.

Márquez marcó un mejor tiempo de 1:30.088 que es el más rápido de todo el fin de semana en la categoría de MotoGP y doblegó a todos sus rivales, entre los que destacaron los italianos Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) y Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP18), que acabaron tras él.

El piloto de Repsol Honda sufrió una caída durante los cuartos entrenamientos libres en los que vio condicionado su rendimiento y su clasificación directa, por lo que tuvo que pasar por la primera clasificación, algo que sólo le había sucedido tres veces más anteriormente, en Italia 2013 y 2015 y en Cataluña 2018.

Aún así, en los cuartos entrenamientos libres, el líder del mundial mejoró su mejor tiempo personal al rodar en 1:30.976 y en apenas dos vueltas, durante la primera clasificación, había vuelto a bajar su mejor tiempo para establecerlo en 1:30.898, que le daba el pase a la segunda clasificación junto al italiano Franco Morbidelli (Honda RC 213 V).

Una vuelta más tarde, en la tercera, Marc Márquez volvió a rebajar su registro personal hasta 1:30.521, lo que le dejó a escasamente 122 milésimas de segundo del mejor tiempo de la categoría, que estableció en los terceros libres el italiano Andrea Dovizioso, pero no contento con ello una vuelta más tarde bajó hasta 1:30.460, evidenciando un ritmo realmente impresionante.

Después de una secuencia consecutiva de tres vueltas a un ritmo impresionante, Marc Márquez decidió entrar en su taller para montar otro neumático trasero en su Repsol Honda y volver a salir a pista, si bien su pase a la segunda clasificación, junto con el también español Alex Rins (Suzuki GSX RR), ya nadie lo dudaba.

Aún tuvo tiempo Márquez de volver a pista, hacer una vuelta de lanzamiento, y en el séptimo giro establecer un nuevo récord del circuito para la categoría al rodar en 1:30.031, que ya era el mejor tiempo absoluto del fin de semana, mientras que Rins recuperaba la segunda plaza del italiano Franco Morbidelli (Honda RC 213 V) por apenas dos milésimas de segundo.

Con esos antecedentes, comenzó la segunda clasificación directa en la que Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1) fue el primer líder, si bien le duró muy poco ese estatus ya que en cuanto completó Márquez su primera vuelta rápida ya marcó un 1:30.528 que le situó al frente de la tabla, por delante de Danilo Petrucci (Ducati Desmosedici GP18) y del propio Viñales.

Nueva vuelta rápida de Marc Márquez, que rodó en 1:30.356, y con ella encadenó una secuencia de seis vueltas de ocho en el minuto y treinta segundos, un claro aviso a sus rivales del ritmo que podía ser capaz de encadenar el líder del mundial y vigente campeón del mundo de MotoGP.

Con un solo paso por el taller, el piloto de Repsol Honda regresó a la pista para hacer la última tanda junto al resto de rivales, entre los que el italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), que hasta ese momento había permanecido en un segundo plano, consiguió establecer un nuevo récord al rodar en 1:30.099, pero le duró poco pues tras él llegó Márquez y le arrebató la primera plaza por once milésimas de segundo, 1:30.088.

Márquez perpetuó así una nueva machada al pasar de la primera clasificación al mejor tiempo de entrenamientos con un ritmo espeluznante, aunque al final sólo se refleje una diferencia de once milésimas de segundo con su inmediato perseguidor, el italiano Valentino Rossi y 139 respecto al también transalpino Andrea Dovizioso, que relegó a Maverick Viñales a la cuarta posición.

Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V) fue séptimo, con Alex Rins undécimo y Álvaro Bautista (Ducati Desmosedici GP17) cerrando la clasificación definitiva.