Kevin de Bruyne, futbolista del Manchester City.
Kevin de Bruyne, en un entrenamiento con el Manchester City. EFE

El Manchester City se ha proclamado campeón de la Premier League, dominando de principio a fin uno de los campeonatos más exigentes del mundo. Con éste, Pep Guardiola suma nada menos que siete títulos ligueros -ha encarado nueve campeonatos en el primer nivel, y sólo no fue capaz de alzar la liga en su último año con el Barcelona y en su primero con el Manchester City-. Estos han sido todos los protagonistas:

Ederson: Llegó en el verano procedente del Benfica para quitarle el sitio a Bravo. Menos creativo que el chileno para ayudar en la salida de balón, su físico ha encajado mejor en la Premier League. Rendimiento notable.

Claudio Bravo: Suplente en el campeonato liguero, tan sólo jugó la segunda parte frente al Liverpool en la jornada 6. Guardameta de las copas.

Kyle Walker: Lateral derecho titular, y pieza importante en el título. Su velocidad fue decisiva para ayudar a frenar contragolpes rivales en una liga donde las transiciones son predominantes.

Danilo: Llegó como alternativa para cualquiera de los dos laterales, pero aunque Mendy, el indiscutible en izquierda, se lesionó para toda la temporada, jugó menos de lo esperado. Aún así, cumplió cuando se le requirió.

Benjamin Mendy: Uno de los fichajes clave para darle recorrido al sistema de juego que pretendía Guardiola se lesionó en la jornada 6 y no ha podido jugar desde entonces.

Vincent Kompany: Capitán y pieza muy importante dentro del vestuario, ha conseguido tener menos problemas físicos de lo que venía siendo habitual, y aún sin ser indiscutible, ha sumado en momentos importantes.

Nicolás Otamendi: El mejor defensa de la temporada en el campeón, y probablemente también el más destacado en toda la Premier League. Seguro atrás y haciendo algún gol importante.

John Stones: Llegó el año pasado como uno de los jugadores que mejor iban a poder ser potenciados por Guardiola, pero se ha mostrado inseguro con balón y poco eficaz en defensa. Decepcionante.

Fabian Delph: Una de las sorpresas positivas de la temporada. Parecía desahuciado antes de empezar el curso, pero la lesión de Mendy le dio espacio como lateral izquierdo "interior" –en un rol parecido al de Lahm en la etapa de Guardiola en Múnich-, y ayudó mucho al equipo.

Fernandinho: Mediocentro titular, indiscutible en el plan de Guardiola. Ayudó constantemente en defensa y equilibró los movimientos tan ofensivos de sus acompañantes en medio campo, generalmente De Bruyne y Silva.

Kevin De Bruyne: Una de las grandes estrellas de la temporada en el fútbol europeo. Clave en el título del City, guió los ataques y definió jugadas ofensivas con una continuidad pasmosa.

David Silva: Se perdió algunos partidos por un problema personal, pero fue indiscutible en el plan de Guardiola. Si De Bruyne fue el centrocampista que hacía daño en ataque, Silva fue el que dotaba de control.

Yaya Touré: El año en el que definitivamente ha desaparecido de las alineaciones de forma constante. Se nota su bajón físico y el paso adelante de otros centrocampistas. Salvo sorpresa de última hora, su último año en el equipo skyblue.

Bernardo Silva: Irregular en su primer año. Dejó gotas de su calidad, pero no logró imponerse a Sterling y Sané, los extremos titulares.

Ilkay Gündogan: Más como recurso que como plan A, fue útil cuando Pep buscó un centrocampista extra y garantizar el control a través de la posesión. Dejó alguna buena jugada en el plano ofensivo, aunque se espera un poco más de un jugador de su categoría.

Oleksandr Zinchenko: Invitado sorpresa. Extremo o mediapunta natural, la lesión de Mendy le ofreció la posibilidad de jugar algunos partidos como lateral izquierdo, cumpliendo cuando se le necesitó.

Raheem Sterling: Ha mejorado sus cifras goleadoras y eso le ha permitido ser un activo muy importante en el título. Guardiola le ha acercado al área y su evolución parece correcta, aunque aún le queda subir un peldaño para alcanzar el potencial que se le presuponía en el Liverpool.

Leroy Sané: El año de su explosión casi definitva. Como extremo izquierdo del sistema, pegado a línea de cal, ha sido la chispa y desborde del campeón. Sobresaliente temporada.

Sergio Agüero: Superado por Gabriel Jesús en el arranque de curso, la lesión del brasileño le permitió tener continuidad y alcanzar un ritmo de juego bastante positivo. Buenas cifras goleadoras, aunque se va notando su bajón físico.

Gabriel Jesús: De nuevo una lesión le ha impedido tener la continuidad necesaria para ser considerado el titular indiscutible en la posición de nueve. Más allá de eso, buen rendimiento cuando ha estado disponible.