Malcom
Eric Abidal (i), Malcom (c) y Jordi Mestre (d), durante la presentación del jugador como nuevo futbolista del Barcelona. EFE

En una rueda de prensa lejos del Camp Nou, en Atlanta, el Barcelona presentó a su tercer fichaje, el brasileño Malcom. El jugador, algo tímido, posó junto al presidente Bartomeu, con una camiseta aún sin dorsal antes de comparecer por primera vez ante los medios, donde estuvo acompañado por Jordi Mestre, vicepresidente del club, y Eric Abidal, secretario técnico.

Fueron los directivos quienes dieron más titulares. Mestre, tomando el mensaje institucional del Barcelona, afirmó que ellos no se sienten mal por lo hecho, aunque entiende el enfado. "Nosotros estamos tranquilos. Como ha dicho Abidal, le veníamos siguiendo desde 2014. La dirección técnica le tenía muy presente, ha llegado el momento y se han hecho las gestiones oportunas. Yo puedo entender que a la Roma le haya sentado mal, a Monchi y a su presidencia, pero esto forma parte de las negociaciones. Ha sido sobre todo el interés del jugador y encantados con ello", explicó. 

Malcom se mostró predispuesto a jugar inmediatamente, tras cumplir "un sueño" de niño. Se describió como "un jugador muy versátil, en el uno a uno, muy veloz y también para ir por las bandas en labores defensivas", y que espera "aportarlo todo" para encumbrar a Leo Messi, "el mejor jugador del mundo, una leyenda".

No obstante, los ídolos de Malcom son dos ex del Barcelona, uno de ellos que no salió demasiado bien. "Cuando era pequeño me fijaba mucho en el Barcelona, en Ronaldinho Gaúcho por ejemplo. Después en Neymar, que es mi ídolo. Espero seguir sus mismos pasos, que ayudaron aquí en el Barcelona y que fueron ídolos aquí", espera.

No obstante, lo más jugoso de la rueda de prensa fue su 'affaire' con la Roma. Malcom estuvo a punto de tomar un vuelo para la capital italiana, pero les dejó tirados en el aeropuerto, literalmente. "Son mis agentes los que se encargan de asuntos de contratos y demás. Llegó la oportunidad de fichar por el Barcelona. Era un sueño para mi jugar en el Barcelona, poder jugar con los mejores jugadores del mundo", se excusó.

Eric Abidal defendió que la incorporación de Malcom no fue un capricho de última hora. "Es un jugador que internamente desde 2014 le estábamos siguiendo. Nosotros hicimos el seguimiento, que se adaptó a diferentes tácticas y a diferentes entrenadores. Hemos visto que tenía perfil Barça. Hasta el día de hoy lo hemos hecho perfectamente", defendió el máximo responsable de los fichajes en el Barcelona.

En este sentido, Abidal describió las destrezas de Malcom: "Zurdo, que puede jugar en las dos bandas. En Brasil iba por la derecha pero aquí ha jugado por la izquierda, pero también puede jugar de mediapunta. Joven, con mucho futuro. Trabajamos para corto, medio y largo plazo, y con los fichajes tenemos de todo, especialmente de futuro. Ha hecho muchos goles con el Burdeos, e hizo muchas asistencias, y en un jugador del Barcelona es importante este perfil", aseguró. También envió un mensaje de tranquilidad al principal perjudicado, un Dembélé notablemente enfadado con el club.

"Necesitamos una plantilla fuerte para conseguir los objetivos. Seguramente son jugadores que están en la misma posición, pero la temporada es larga y hay muchos partidos. Pensamos en el club. Mejor tener una plantilla larga y varias opciones. Hemos visto con experiencia lo que puede pasar. Dembélé tiene que estar muy tranquilo, es un jugador importante de la plantilla. Malcom también llega y tienen objetivos de trabajar y conseguir con el equipo el máximo de objetivos posibles", explicó el francés.