Joan Laporta
Joan Laporta, durante su comparecencia ante la prensa. (Reuters)

Esta noche (21.00) el Barcelona se despide por esta temporada del Camp Nou frente al Mallorca. También será la despedida, pero definitiva, del holandés Frank Rijkaard, que será sustituido por el actual entrenador del filial Josep Guardiola.

Pero esta noche todas las miradas se van a centrar en el presidente del Barcelona Joan Laporta, que recibirá la mayor protesta por parte de su afición desde que es presidente, por lo que habrá fuertes medidas de seguridad en la zona del palco para evitar altercados.

Según informa Marca, por Barcelona
han circulado constantes SMS con el único fin de que la afición deje claro esta noche su enfado y decepción. Algunos, como la peña Almogavers, pedían una pañolada negra, otros son irreproducibles y hacen referencia incluso a la vida privada de los dirigentes barcelonistas y otros, como los de la plataforma un crit valent son más pacíficos y piden que se despida a Rijkaard con una gran ovación.

El presidente azulgrana tendrá que aguantarse en el palco y, tras el último partido de Liga frente al Murcia, tiene previsto dar una rueda de prensa el próximo 20 de mayo donde hará un análisis de la temporada y hablará sobre las medidas que se tomarán. Algunos jugadores no saldrán bien parados.