La crisis catalana afecta al Clásico: no lo quieren en el Camp Nou el 26-O y puede jugarse en diciembre

Estadio Santiago Bernabéu.
Estadio Santiago Bernabéu.
REAL MADRID

Lasrevueltas que sacuden Barcelona, en particular, y toda Cataluña, en general, han colocado el Clásico entre el Real Madrid y el conjunto culé en el ojo del huracán, tanto por los problemas de seguridad que puede haber como por si se usa como altavoz para reivindicaciones políticas.

El temor a que los incidentes vayan a más y conviertan el partido en un foco de problemas, LaLiga ha tomado medidas y ha solicitado al Comité de Competición de la RFEF que el partido del próximo día 26 se cambie el orden de campos y el Clásico se dispute en el Santiago Bernabéu.

"La RFEF ha recibido la petición de la LNFP  y ha puesto el caso en manos del Comité de Competición, que a su vez ha dado traslado de la situación a los clubes. Barcelona y Real Madrid tienen hasta el lunes para presentar las alegaciones oportunas. Una vez recibidas y analizadas, fallará Competición.", confirmó mediante un comunicado la RFEF.

El Gobierno tampoco quiere que el choque del próximo sábado 26 se dispute en el Camp Nou. Desde el Consejo Superior de Deportes “no ven razonable” que el partido se dispute en Barcelona ante el clima que se vive actualmente en la Ciudad Condal por razones “de seguridad”.

“Nos parece que tal y como se están desarrollando los acontecimientos consideramos, al igual que la Liga y la Real Federación Española de Fútbol, que por seguridad no es razonable jugar ese partido tal y como está previsto”, explican fuentes del CSD.

En este contexto, una opción que gana fuerza es el traslado del partido al miércoles 18 de diciembre, según Cope.

Foco para protestas

El Camp Nou se había convertido en un escenario perfecto para las protestas. Un partido de la trascendencia de un Barcelona-Real Madrid, que además se disputará en un horario que prima al público asiático, se prevé de millones de espectadores. Para 'Tsunami Democràtic' era un 'caramelo' perfecto, sea para protestas pacíficas o violentas. De hecho, desde la organización, han anunciado que no harán más acciones hasta ese día.

La pelota está ahora mismo en el tejado de la RFEF. Competición estudiará la petición de LaLiga, consultará a los clubes y dará su veredicto cuanto antes, dado que hay sólo diez días de margen. Si aceptan, el partido de vuelta previsto para el 1 de marzo se disputará en el Camp Nou.

El Real Madrid dice 'no'

El Real Madrid ya ha contestado. Según el diario AS, fuentes del club blanco consideran "complicada" la modificación de los horarios, ya que además de alterar la competición y perjudicar a terceros, tienen previsto que se efectúen obras pequeñas en el marco de la reforma del estadio blanco. Una opción que plantean es aplazar el partido a otra fecha.

La falta de tiempo material (9 días útiles) para organizar (seguridad, venta de entradas, logística...) de un partido de estas características es otro argumento que pone sobre la mesa el club blanco para rechazar la idea de LaLiga.

Silencio y negativa azulgrana

El Barcelona tampoco se ha pronunciado sobre el asunto, pero se opone a trasladar el Clásico, según apuntan diferentes medios. El club azulgrana confía en jugar en el Camp Nou y que sus aficionados disfruten del partido tal y como estaba previsto.

El club azulgrana pedirá el aplazamiento del partido en caso de que el Comité de Competición de la RFEF decida que el partido no se juega en Barcelona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento