Orenga
El seleccionador español de baloncesto, Juan Antonio Orenga, en rueda de prensa. EFE

A pesar del clamor popular que exige que deje de su cargo como seleccionador, Juan Orenga se ve con “fuerzas y ganas” para continuar en el puesto. Algo más de dos días después de la eliminación de España del Mundial, el técnico ha intentado intentar explicar una derrota dolorosa e inesperada que ha provocado un verdadero tsunami en el baloncesto español. 

Lo más sorprendente de las palabras del castellonense es, sin duda, la escasa autocrítica que muestra ante el tremendo varapalo de la eliminación ante Francia. “Un mal partido no significa que todo lo que se haya hecho antes esté mal”, afirma convencido de que se había hecho una buena labor.

El técnico, que reconoce no haber visto el partido aún repetido porque “no me he visto con ganas”, cree que ante los galos se hizo lo que “durante 14 partidos había funcionado y durante 6 había sido brillante” y asegura que “estas horas de reflexión me están sirviendo para pensar qué nos pudo pasar para que todo saliera mal”.

Una de las decisiones más criticadas del seleccionador fue que Felipe Reyes no jugara ni un minuto ante Francia, especialmente en un partido en el que España estaba perdiendo claramente la batalla por el rebote, la gran virtud del pívot cordobés.

“En los tres partidos anteriores la rotación interior había sido así. Si lo hubiéramos hecho al revés y no hubiera jugador Marc y sí Felipe, y después perdemos, se hubiera criticado igualmente. “Podíamos haber considerado haber tomado una decisión distinta, pero en ese momento decidimos confiar en los jugadores que habían dado buen rendimiento. La experiencia y los 6 partidos anteriores nos decían que había que confiar en Marc y Serge”, explicó Orenga convencido de que fue la decisión más adecuada en ese momento.

También aclaró el motivo por los que ni Claver ni Abribes jugaron ante los galos. “Ves todas las selecciones y ninguna le da minutos a todos sus jugadores. Si le das minutos a Abrines, ¿a quién se los quitas? ¿A Navarro, a Rudy?”

Sobre las declaraciones de Navarro tras el partido, en las que apuntó que se había preparado mal el partido, Orenga dijo que “se refería más a qué podíamos haber hecho cada uno de nosotros en el partido”, no que hubiera señalado al seleccionador.

"¿Qué pasó después del Mundial de Brasil de fútbol? Todo era maravilloso y después pasó a ser un desastre. Es normal cuando las cosas no van bien”, explicó sobre el final del torneo del equipo español.

Con respecto al futuro de la selección, el entrenador no cree que el equipo sea demasiado veterano. “Hay cuatro jugadores con 34 años, los demás no tienen más de 30. Además, pregunta en San Antonio, creo que Ginobili ha estado muy bien y tiene 38 años”, y concluyó afirmando que tiene una buena relación con los jugadores, pero que “no es momento para hablar con ellos. Ya habrá tiempo”.