Incidente en el metro de París
Incidente en el metro de París. THE GUARDIAN

Uno de los tres aficionados del Chelsea identificados por la policía británica como implicado en el incidente del metro de París la semana pasada pidió disculpas es luntes por lo ocurrido pero negó ser racista.

El aficionado del Chelsea afirmó que contactó con la policía británica para "explicar el contexto y las circunstancias"

Richard Barklie, de 50 años, exoficial de policía y actual director de la organización en favor de los derechos humanos World Human Rights Forum, emitió un comunicado en el que pide disculpas, niega haber proferido gritos racistas y condena "cualquier tipo de comportamiento que apoye el racismo".

Una grabación difundida la semana pasada muestra cómo un grupo de hombres impiden repetidamente que el ciudadano franco-mauritano Souleymane S., de 33 años, entre en un vagón, en la estación de Richelieu-Drouot, en la capital francesa. De fondo se oyen gritos de "Chelsea, Chelsea, Chelsea" y también "somos racistas y nos gusta", mientras la víctima intenta entrar en el vagón en repetidas ocasiones.

Barklie, originario de Carrickfergus (Irlanda del Norte), trata en el comunicado de despejar cualquier atisbo racista y explica que ha trabajado "con comunidades en condiciones desfavorables en África e India durante años" y que cuenta "con experiencia en derechos humanos".

El aficionado del Chelsea afirmó que contactó con la policía británica para "explicar el contexto y las circunstancias" y expresó sus disculpas por el daño que le haya producido a Souleymane. Barklie también dijo en ese comunicado que fue solo al partido y no conocía a nadie de las personas que aparecen en el vídeo. El Chelsea, por su parte, ha organizado varias iniciativas para condenar cualquier hecho racista e incluso ha invitado a su estadio al hombre vejado.