Bale y Zidane
Gareth Bale y Zinedine Zidane. EFE

No es necesario decir que hay caso Bale, porque es un clamor. Aunque Zinedine Zidane evita decirlo de manera pública, lo cierto es que el divorcio entre el entrenador francés y el delantero galés es absoluto. Prueba de ello es que, sin que haya una lesión mediante, Bale se ha quedado fuera de la convocatoria para el penúltimo partido de Liga ante la Real Sociedad.

Bale es una de las ausencias de la lista de 19 futbolistas que ha dado Zidane para la visita a Anoeta. Además de él, tampoco viajan a San Sebastián Raphael Varane y Dani Ceballos, otro de los que no entra en los planes del entrenador del Real Madrid. A estas tres ausencias por decisión técnica se unen las de los lesionados Sergio Ramos, Keylor Navas, Álvaro Odriozola y Sergio Reguilón.

Los 19 futbolistas convocados para el partido contra la Real son:

Porteros: Courtois, Luca y Altube.
Defensas: Carvajal, Vallejo, Nacho y Marcelo.
Centrocampistas: Kroos, Modric, Casemiro, Valverde, M. Llorente, Asensio, Brahim e Isco.
Delanteros: Mariano, Benzema, Lucas Vázquez y Vinicius Jr.

En la rueda de prensa previa al partido, Zidane no ha entrado a valorar las polémicas que hay en torno al futuro de Bale. "No quiero contestar, porque yo soy el entrenador del Real Madrid y él hace su trabajo. Yo tengo que pensar en el partido de mañana, es lo que me preocupa", dijo sobre las quejas del agente del futbolista, y también descartó referirse a la supuesta conversación que ha mantenido con él y con los otros descartados. "Las conversaciones privadas se quedan en el vestuario. Es lo que me toca hacer con todos los jugadores, los que se quedan y los que se tienen que ir", dejó caer.