Árbitras Atlético-Barcelona femenino
Las jugadoras del Atlético y Barcelona femenino posan junto a las árbitras antes del inicio del partido del Wanda Metropolitano. RFEF

Más de 60.000 personas acudieron al Wanda el pasado sábado para ver un partido de fútbol femenino, un récord mundial celebrado por todo lo alto por los aficionados, la prensa –tanto la deportiva, como la generalista– y por las propias futbolistas. Pero ahora mismo hay en juego algo aún más importante, los derechos laborales de las jugadoras, pues muchas de ellas ni siquiera son profesionales ante la inexistencia de un convenio profesional que lo regule.

"Hay que luchar para que el futbol femenino no sea una moda, sea un deporte profesional y puedan vivir de ello. Me parece una falta de todo que no tengan un convenio desde hace años y por ello llevamos luchando durante meses para conseguirlo, lograr una igualdad", declaró David Aganzo, ex futbolista y ahora presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) a 20 Minutos.

El deporte permite algo que sería impensable en otros ámbitos de la sociedad: diferenciar los convenios entre hombres y mujeres. Así lo deja claro la Ley del Deporte de 1990, y así se está negociando ahora mismo, pero con un matiz. Solo el tema de los sueldos serán diferentes. Y así van, por ahora, las negociaciones:

Un salario mínimo: los "famosos 20.000"

La negociación ha sido larga, y el la subida del Salario Mínimo Interprofesional aprobada por el Gobierno ha ayudado. "Entendemos la situación del fútbol femenino y que hay que ir progresando poco a poco. La propuesta de los 20.000 euros está ahí y ahí hay otras propuestas. Hubo primero una de 14.000", relata Aganzo.

María José Lopez, codirectora del servicio jurídico de la AFE, explicó a 20 Minutos que las complicaciones vienen por las "diferencias económicas" de los equipos de la Liga Iberdrola y de la escasa transparencia con los presupuestos, "nos han dado datos muy globales". "Está siendo muy arduo por la falta de información de los datos económicos reales de cada club para saber a donde podemos llegar".

López añade que las futbolistas sí quieren aceptar "los famosos 20.000 euros", pero "sin condiciones, limitando la parcialidad, sin hacer jornadas partidas de, por ejemplo, diez horas", para que no haya resquicios legales para pagar menos.

"Una chica que está cotizando diez horas, a la hora de una jubilación o unas prestaciones sociales, no es lo mismo. Este tema es muy importante", añade la jurista de la AFE.

La maternidad

Una reivindicación histórica en el ámbito laboral trasladada al fútbol. "En el deporte parece que es algo raro, y no. Las deportistas son ciudadanas, por lo tanto tienen derechos. Si discrimino a una señora por quedarse embarazada, es ilegal, va contra el artículo 8 de la Ley de Igualdad", asegura con rotundidad María José López.

Eso sí, parece un punto en el que hay acuerdo. "Hemos puesto un protocolo, pues hay una actividad física y la mujer necesita una protección a partir del segundo o tercer mes. Hay que fijarlo bien por convenio colectivo, o si no lo dejamos a la capacidad de negociación de una chica con el club", aclara López.

El acoso

"Hay diferentes causas cuando hablas con ellas. Tenemos que buscar un deporte lo más sensato y normal posible. En el femenino, para el tema de insultos y acoso hay que tener establecido un protocolo".

Qué piden las futbolistas

"En la reunion del 20 de febrero en AFE estuvieron unas 40 jugadoras que sacaron 10 puntos (expuestos arriba). Los que llevamos son los que ellas nos trasladaron", explica López.

La retroactividad

Objetivo prioritario para las futbolistas, que se llegue cuando se llegue al acuerdo, el convenio sea con carácter retroactivo al 1 de enero de este año.

Las quinielas

Una vía de ingresos importante puede llegar a través de las quinielas, incluyendo en ellas partidos de fútbol femenino (Liga Iberdrola). Actualmente, el 45% del dinero de las mismas va a parar a LaLiga, que lo reparte entre los clubes, y el 5% va a la RFEF, que lo destina al fútbol base. Es una de las grandes batallas de laAFE, que confía en que una buena parte de esas cantidades sea destinada en breve al fútbol femenino.

LOS 10 PETICIONES DE LAS FUTBOLISTAS

1.     Efectos retroactivos: desde 1 de enero de 2019.
2.    Vigencia del convenio: hasta el 30-6-2020. Seguirá vigente hasta que no sea sustituido por otro. El salario mínimo aumenta con el IPC.
3.    Revisión de las condiciones salariales para la temporada 2019-2010 si hay mayores ingresos.
4.    Jornada laboral: 35 h. semanales. Limitación de  tiempos de desplazamiento y concentraciones.
5.     Protocolo de embarazo, maternidad y lactancia.
6.    Vacaciones: 30 días naturales, 21 de ellos consecutivos en verano. Igual que el masculino.
7.    Incapacidad temporal: 100 % del salario durante la baja, sea por lo que sea
8.    Las jugadoras del filial incluídas siempre que participen en cuatro convocatorias del primer equipo seguidas o en seis alternas
9.    Protocolo contra el acoso sexual, por razón de sexo o laboral.
10.   Derechos de imagen colectivos. Se regulará el retorno de las cantidades que se obtengan.