Las detenciones de la 'Operación Oikos' se llevaron a cabo sin mandato judicial

  • Según informa 'El Mundo', existían discrepancias entre policía y jueces sobre los pasos a seguir.
Bravo y Aranda abandonan la prisión tras el pago de la fianza
Bravo y Aranda abandonan la prisión tras el pago de la fianza
EFE

El pasado mes de mayo, el mundo del fútbol asistía al escándalo de la 'Operación Oikos'. El 28 de ese mes se producían varias detenciones en el marco de la investigación, entre ellas las de los exjugadores Carlos Aranda y Raúl Bravo, cabecillas de la trama. Junto a ellos, dos jugadores en activo, Borja Fernández (Valladolid) e Iñigo López (Deportivo).

Según ha podido saber el diario El Mundo, esas detenciones se realizaron motu proprio por la policía, sin mandato judicial. El citado medio apunta a discrepancias entre ambas partes, ya que los magistrados instructores del caso solicitaron más tiempo para el análisis de las pruebas, pero los agentes temían la destrucción de las mismas.

Los detenidos que accedieron a declarar, lo hicieron igualmente sin mandato, algo que tampoco gustó al juez que, a su vez, no era partidario de alargar las escuchas telefónicas.

A día de hoy, la investigación sigue adelante y el juez espera poder recibir más pruebas para aclarar el funcionamiento de toda la trama de apuestas ilegales y amaño de partidos y determinar la implicación de cada uno de los individuos bajo sospecha.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento