Juan Martín del Potro
El tenista argentino Juan Martín del Potro celebra su victoria frente al estadounidense John Isner en el Abierto de Estados Unidos. JUSTIN LANE / EFE

El tenista argentino Juan Martín Del Potro, tercero del mundo, accedió este lunes a la semifinal del Abierto de Estados Unidos tras vencer al estadounidense John Isner por 6 (5)-7, 6-3, 7-6 (4) y 6-2, mientras que la también estadounidense Serena Williams batió a la checa Karolina Pliskova en los cuartos de final por 6-4 y 6-3, tras un duelo que duró una hora y 26 minutos.

Del Potro protagonizó un disputado partido de cuartos de final contra Isner, undécimo cabeza de serie del torneo, en el que ambos profesionales hicieron rugir a la audiencia de la pista principal de Flushing Meadows, azotada de nuevo por las altas temperaturas y la humedad.

En el duelo de semifinales, Del Potro tiene como potenciales rivales al español Rafael Nadal, número uno del mundo, y al austríaco Dominic Thiem, noveno en la clasificación de la ATP, que disputan esta noche su encuentro.

Durante 3 horas y 31 minutos se midieron los dos titanes, tanto en altura —Del Potro, 1,98 metros; Isner, 2,08 metros—, como en ambición: el argentino quería renovar posición en semifinales y el estadounidense debutar en ellas.

El primer set fue de Isner, un jugador con potentes y rápidos saques que llegó a encadenar tres "aces" hacia el final de la manga pese a los derechazos de Del Potro, que forzó un desempate y, aunque lo perdió, dio un adelanto de lo que venía después.

El argentino igualó sin demasiadas dificultades en el segundo parcial a su oponente, que evitó incluso contrarrestar uno de sus saques.

A partir de entonces el calor y el cansancio empezaron a hacer mella en los jugadores, con Del Potro insistiéndole sin éxito al árbitro para cambiarse los pantalones e Isner secándose el sudor constantemente.

A Isner tampoco parecía hacerle sentir cómodo un público en el que estaban presentes los amigos de toda la vida de Del Potro, una ferviente afición que le sigue desde que superó la tercera ronda frente al español Fernando Verdasco.

El estadounidense parecía remontar en la tercera manga pero cada vez acumulaba más errores no forzados —casi cinco veces más que el argentino— y aunque llegó a colocar el marcador en un 3-4 a su favor, Del Potro no se amedrentó y forzó un segundo "tie-break", esta vez inclinando el juego a su favor.

Un duelo "épico"

Pasadas las tres horas de partido y tras refrescarse diez minutos gracias a la pausa a la que tenían derecho por la política de "calor extremo" del Abierto, que hoy tuvo que suspender varias horas los encuentros de juniors, llegó el cuarto y decisivo set.

Isner embistió con sus saques y persiguió a un Del Potro que ya se veía vencedor con tres juegos de ventaja, sumando dos juegos que se quedaron lejos de los que acumuló finalmente el argentino (6-2).

El undécimo favorito alargó el trance sabiendo que su rival tenía molestias en la pierna izquierda pero no ocultó su frustración, conteniéndose al perder un punto, tras lo que casi estrella la raqueta en el suelo.

En declaraciones a pie de pista, Del Potro consideró el duelo "épico" y admitió que los dos estaban cansados y lucharon por acceder a la siguiente ronda, por lo que ganar a Isner ha sido "especial".

Del Potro explicó que durante la pausa para refrescarse se dio una ducha y se tumbó: "No quería volver, es imposible jugar al tenis con este calor, pero había mucha energía en la audiencia, y aquí estoy", añadió.

"Sobreviví con mis saques en momentos importantes del partido, esa ha sido la única clave", afirmó el de Tandil, que deja los planes con sus amigos para cuando termine su "trabajo", porque si se junta con ellos será "peligroso", bromeó.

El potente saque de Serena Williams

Por su parte, Serena Williams disputará la semifinal del Grand Slam contra la letona Anastasija Sevastova, décimo octava del mundo, que venció este martes a la defensora del título, la estadounidense Sloane Stephens, por 6-2 y 6-3.

La exnúmero uno del tenis y décimo séptima cabeza de serie de este torneo se anotó una victoria para el que era su partido número cien sobre la pista del estadio principal de Flushing Meadows, el Arthur Ashe, un número que nadie puede igualar ahora mismo.

Williams utilizó su potente saque para imponerse a Pliskova, octava favorita, pero encontró resistencia y cometió más errores no forzados que la checa, a la que seguía desde la grada la extenista española Conchita Martínez, que la ha entrenado estos días.

Pliskova dominó buena parte del primer set y parecía que se lo iba a llevar, llegando a tener un marcador con 4-3 a su favor, pero la estadounidense dio la vuelta a la situación con golpes de derecha, como uno que devolvió por el lateral del campo a la altura de la red.

El segundo parcial, en cambio, parecía no plantear dificultades para una Williams que llegó a aventajar tres puntos sobre cero a Pliskova, pero entonces la checa remontó, posponiendo un triunfo meritorio para la estadounidense, que sumó muchos más saques directos.