Semenya
La sudafricana Caster Semenya tras las semifinales de los 800 metros en los Juegos de Río. FRANCK ROBICHON / EPA / EFE

Cada nuevo logro de Caster Semenya viene rodeado de polémica, y el que logró este martes en Gold Coast (Australia) es uno más. Ganó su primera medalla en los Juegos de la Commonwealth con un incontestable triunfo en los 1.500 metros femeninos, y lo hizo con récord de su país, Sudáfrica.

El quid de la cuestión lo encontramos en la intersexualidad de la atleta sudafricana, que presenta características físicas más propia de hombres que de mujeres. Su nivel de testosterana, por ejemplo, es tres veces mayor en ella que en una mujer normal, lo que ha ocasionado que el debate se presente con cada actuación suya.

La IAAF (Federación Internacional de Atletismo) dictó en 2009, cuando Semenya tenía 18 años y ya era muy superior a sus rivales, que era hermafrodita. Fue sancionada por ello, pero años después se concluyó que era intersexual, una característica que solo se presenta en poco más del 0,1% de la población mundial. Es hiperandrogénica y su cuerpo produce niveles inusualmente altos de testosterona, que promueve el crecimiento muscular.

Su participación en los Juegos de Río 2016 no estuvo exenta de polémica, y tras su contundente victoria en los 800 metros, fueron muchas las voces que denunciaron la presencia de Semenya. "Ya no se podrá llamar deporte", llegó a decir un mito del atletismo como la maratoniana Paula Radcliffe, que no fue ni mucho menos la única.

El futuro es incierto para Semenya, que admitió estar "cansada" de esta situación que lleva viviendo desde que compite. La IAAF lleva estudiando desde el año pasado qué medidas tomar, y aunque deja claro que atletas como la sudafricana "no están haciendo trampas", sí considera que en determinadas pruebas "las atletas con altos niveles de testosterona tienen una significativa ventaja en la competición".

El asunto sigue siendo estudiado por el máximo organismo internacional, y se espera que en los próximos meses haya una decisión sobre qué hacer con Semenya y otras atletas de similares características.