La coreana Sung Ji Hyun se impone a Carolina Marín en la final del Abierto de Alemania

  • La jugadora surcoreana, que perdió la final de la pasada edición, ingresa en el palmarés junto a su madre, quien venció este torneo 29 años atrás.
  • Hyun, primera cabeza de serie y cuarta del mundo, había perdido sus dos últimos choques con Marín: en el Abierto de Australia 2014 y en el Mundial 2013.
  • Marín, amonestada durante la final: "Me avergüenzo y pido perdón".
La jugadora de bádminton Carolina Marín, en un partido de la Copa del Mundo de esta disciplina.
La jugadora de bádminton Carolina Marín, en un partido de la Copa del Mundo de esta disciplina.
EFE

La coreana Sung Ji Hyun se impuso este domingo a la española Carolina Marín, por 21-15, 14-21 y 21-6 en la final del Abierto de Alemania de bádminton que se ha disputado en Mulheinm an der Ruhr.

Sung Ji Hyun, primera cabeza de serie, y cuarta del mundo derrotó a la actual campeona del mundo en 67 minutos, en un partido en el que la española sufrió en exceso, en el que partía como favorita gracias a sus dos victorias ante Sung en los duelos precedentes, Abierto de Australia de 2014 y el Campeonato del Mundo de 2013, y en el que estuvo a punto de ser descalificada.

Primero, Carolina se dejó avasallar en el primer juego (9-2) y aunque reaccionó con un soberbio despliegue al ataque no pudo impedir que su rival se hiciera con el primer parcial. Después se serenó algo más, pero una discusión con el árbitro provocó que le mostrase tarjeta amarilla cuando dominaba ya por 8-7 en el segundo acto, que no obstante acabó sentenciando a la primera oportunidad.

Pero en el tercero, la campeona del mundo y de Europa dejó escapar a su rival 6-3, y vio como a continuación le mostraban dos tarjetas rojas seguidas, con las consiguientes pérdidas de dos puntos (7-3 y 8-3). Carolina rompió a llorar entonces en el fondo de la pista porque sabía que una amonestación más significaba la tarjeta negra y la descalificación.

Tocada moralmente y descentrada, la onubense se dejó ir en el marcador con demasiados errores, mientras que su rival fue asegurando sus golpes hasta apuntillar su victoria a la primera oportunidad para conseguir el título en este torneo, octavo en su carrera, en el que el pasado año fue finalista y en el que igualó, 29 años después, a su madre, campeona en aquella edición.

Marín, avergonzada por su actitud

Carolina Marín e ha disculpado en las redes sociales y ha admitido que se siente avergonzada después de ser amonestada en dos ocasiones durante la final del Abierto de Alemania de bádminton. "Primero quiero disculparme ante todo el público de Alemania y ante todos los espectadores que habéis perdido vuestro tiempo por querer ver mi partido de la final", ha señalado la onubense.

"Me siento un poco avergonzada por la actitud que he tenido en el tercer set para afrontar el partido después de las dos tarjetas rojas. Jamás me había visto en esa situación y me he venido abajo porque no me creía lo que el árbitro estaba haciendo", ha añadido la campeona del mundo y de Europa.

"Es verdad que he llorado y no sabía si continuar el partido porque me encontraba muy angustiada pero quiero disculparme por haberme dejado morir en la pista", ha dicho Carolina Marín, que no obstante se ha quejado del árbitro. "No tengo palabras para lo que ha hecho el árbitro hoy, pero ahora toca centrarse en la próxima semana para el All England", ha finalizado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento