Álex Bergantiños
Álex Bergantiños sufrió un durísimo golpe durante el Deportivo-Mallorca. Deportes Cope

El tremendo golpe que sufrió Álex Bergantiños durante el partido entre Deportivo y Mallorca le ha dejado la cara hecha un 'cromo', como se suele decir. El futbolista fue operado el mismo jueves, donde le reconstruyeron el labio, y pese a lo aparatoso del golpe y las cicatrices, está dispuesto a jugar el domingo, aunque sea con máscara.

Por suerte para él, las heridas, aunque muy vistosas, no son muy graves. Tiene una "herida inciso contusa", pero no tiene afectados ni mandíbula ni dientes, lo que es una gran ventaja. No obstante, y aunque él querría jugar incluso con máscara, admite que "será díficil" disputar el partido de vuelta. "Tocará sufrir con los compañeros en la grada", se resignaba a su salida del hospital.

Pese a que podría haber cargado las tintas contra Marc Pedraza, que fue el autor de la durísima entrada que derivó en sus heridas, admite que son "cosas del fútbol". "Tengo la mala suerte de que en un balón dividido resbalamos los dos a la vez y él me pilla con la pierna por delante y me impacta en la cara", relataba a 'Deportes COPE Coruña' nada más recibir el alta médica.

"Ya le dije que estuviera tranquilo, que son cosas que pueden pasar en la profesión", dijo Bergantiños hacia su rival. Además, relató que fueron a verle el propio Pedraza, Xisco (excompañero suyo en el Nàstic de Tarragona), Vicente Moreno y otros miembros del club mallorquinista.