El Barça, campeón de la Copa del Rey con una clase magistral de fútbol en Mestalla

Los jugadores del Barça celebran uno de los goles logrados en Mestalla en la final de la Copa del Rey.
Los jugadores del Barça celebran uno de los goles logrados en Mestalla en la final de la Copa del Rey.
REUTERS

Sucedió como en el Bernabéu hace unas semanas: el Barcelona impuso la lógica de su fútbol por encima del sentimiento. No hay más, juega mejor y lo demuestra, con poderío, rozando la pefección. El conjunto de Guardiola alzó su 25ª Copa del Rey triturando a un Athletic (1-4) que sólo duró 10 minutos.

El gen dominante de uno dominó al otro: el cerebro le pudo al corazón, muy poco ante el rodillo azulgrana. Los de Guardiola caminan hacia el triunfo superlativo. Abrieron la senda hacia el triplete: la Copa del Rey ya está en la buchaca, la Liga puede llegar el domingo en Mallorca y la Champions esperará el día 27 de mayo en Roma.

Salida arolladora

Eran 24 años esperando estar en semejante escenario y el equipo de Joaquín Caparrós arrasó al inicio. Su historia equilibraba el pronóstico más racional del partido -el que comparaba ambos estilos de juego- y su salida al campo lo confirmó: parecían once jugadores azulgranas jugando un partido de fútbol contra 25 rojiblancos. La debilidad de uno encontró la fortaleza del otro al noveno minuto, cuando el balón buscó las alturas al saque de un córner y cayó al segundo palo, donde

Toquero sobrevoló a Keita y Xavi para cabecear el gol que arrimaba un sueño.

El atontamiento le duró al Barcelona sólo unos minutos más, y se acabó. Se centró en el campo y recordó su guión,
"toma la bola y muévete", una misión de alto riesgo entre los afilados tacos bilbaínos, que mordían tobillos.

Xavi, Messi y Alves dieron fe de ello, pero no Touré Yayá. Del enorme marfileño se olvidaron todos y cuando el Athletic quiso darse cuenta, había burlado a tres jugadores y disparado al palo de Gorka, que no pudo llegar allí.

Hasta el descanso, el once vasco fue perdiendo gasolina y el Barcelona acumulando cardenales. El Athletic equivocó su método. No basta con fe.

Sentencia inmediata

El equipo azulgrana ya no tuvo piedad en la segunda parte y resolvió la final de la Copa en apenas cinco minutos de fútbol: Messi apareció por fin para marcar el 1-2, Bojan situó el 1-3 culminando un contragolpe y Xavi mandó a la escuadra el cuarto gol.

La goleada pudo ser mayor, pero Gorka impidió que el partido de Alves fuera perfecto. El lateral brasileño despertó a un Barcelona que amaneció dormido pero una vez en marcha, fue imparable para el Athletic. Su fútbol es mejor, y gana.

Ficha técnica:

1 Athletic Club: Iraizoz, Iraola, Aitor Ocio, Amorebieta, Koikili, Yeste, Javi Martínez, Orbaiz (Etxeberría, m.61), David López (Susaeta, m.56), Toquero (Ion Vélez, m.61) y Llorente.

4 Barcelona: Pinto, Dani Alves, Piqué, Touré Yayá (Sylvinho, m.89), Puyol, Busquets, Xavi (Pedro, m.88), Keita, Messi, Bojan (Hleb, m.84) y Eto,o.

Goles: 1-0, m.9: Toquero. 1-1,m.32: Touré Yayá. 1-2,m.55: Messi. 1-3, m.57: Bojan. 1-4,m.64: Xavi

Árbitro: Luis Medina Cantalejo (comité andaluz). Amonestó por el Athletic de Bilbao a David López (m.31) y Koikili (m.36) y por el Barcelona a Touré Yayá (m.22), Messi (m.50) y Keita (m.50).

Incidencias: partido final de la Copa del Rey disputado en el estadio de Mestalla ante 50.000 espectadores llegados de Bilbao y Barcelona con mayor presencia de seguidores del conjunto vasco. Terreno de juego en buenas condiciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento