Fernando Alonso
Fernando Alonso se baja de su McLaren accidentado en Spa. EFE

Fernando Alonso se prepara para volver a sufrir este fin de semana al volante de su McLaren. La razón, un circuito de Monza que tiene "todas las características" para sacar a relucir las carencias de su monoplaza, según ha admitido el propio piloto asturiano.

"Sabemos que el fin de semana va a ser complicado para nosotros, como lo fue en Spa. Hay mejores trazados para nosotros más adelante, eso está claro, pero Monza tiene todas las características que ponen en evidencia las debilidades de nuestro paquete", ha afirmado Alonso a tres días de empezar a disputar los entrenamientos libres del GP de Italia.

"Después del accidente en Spa el domingo pasado sé que el equipo ha estado trabajando muy duro para asegurarse de tener suficientes piezas para estas carreras consecutivas. Estoy muy agradecido por sus esfuerzos y voy a darlo todo aunque sea un fin de semana exigente", ha añadido.

Tampoco es demasiado optimista su compañero de equipo, el belga Stoffel Vandoorne: "Obviamente Monza va a ser un reto para nosotros, como ya vimos en Bélgica. Nuestro coche sufre en trazados que son de velocidad alta y carga aerodinámica baja y Monza es probablemente la versión más extrema de ello".

Vandoorne cederá su volante al británico Lando Norris en la primera sesión de entrenamientos libres del GP de Italia.