Schueller y Ohale
Lea Schueller y Osinachi Ohale durante el Alemania-Nigeria. EFE

Alemania ya está en cuartos de final de la Copa Mundial femenina que se está celebrando en Francia. La bicampeona del mundo no dio opción a Nigeria, y sigue sin haber encajado un solo gol en el torneo después de cuatro partidos disputados. Fue una victoria cómoda, en la que Alemania supo explotar los errores de su rival. Encauzó el partido en la primera media hora gracias a un mal marcaje a la salida de un córner y a un penalti absurdo en el que intervino el VAR. Hasta el minuto 20, cuando Alexandra Popp hizo el primer tanto, apenas mostró una buena disposición táctica con poca imaginación.

Poco después, Nwabuoku dejó el choque prácticamente sentenciado tras intentar despejar un balón y golpear la rodilla derecha de Magull. La acción pasó desapercibida para la arbitro japonesa Yoshimini Yamashita, pero Carlos del Cerro Grande avisó a su compañera tras revisar el vídeo y el penalti lo transformó Dabritz.

Nigeria, noqueada, sólo pudo intimidar a su rival antes del descanso con una falta envenenada lanzada por Okobi que salvó bajo los palos Schüller, la principal novedad del once alemán. Después, en la reanudación, pudo reducir distancias con un centro de Ajibade que no pudo rematar por los pelos Oparanozie. Fue la ocasión que tuvo para meterse en el partido, pero se evaporó. El tercer tanto fue obra de Schüller tras otro error defensivo de Nigeria.