El Villarreal salva la Copa del Rey y la vuelta de Marcelino con susto y remontada en la prórroga

El Villarreal celebra el gol de la victoria ante el Zamora.
El Villarreal celebra el gol de la victoria ante el Zamora.
EFE
El Villarreal celebra el gol de la victoria ante el Zamora.

Es equipo de Segunda RFEF, pero no por eso iba a saltar al verde dándose por vencido de antemano. Ni siquiera por la visita de un Primera como el Villarreal. Y es que el Zamora contaba con una ventaja: el empuje de su hinchada. Con el aliento de su gente, los zamoranos se hicieron fuertes para poner contra las cuerdas al Submarino Amarillo en el regreso de Marcelino al banquillo del equipo castellonense, que salvó la Copa del Rey con remontada en la prórroga (1-2).

Es verdad que el campeón de la Europa League en 2021 dominó, pero no supo encontrar una grieta en la sólida defensa del Zamora, que se atrincheró en su área a la espera de un contragolpe con el que sorprender a su rival. No dio tregua el Villarreal, pero tampoco el segundo clasificado del grupo 1 de Segunda RFEF.

Tuvo oportunidades el equipo de Marcelino de irse por delante al descanso gracias a su absoluto dominio del juego —haciendo daño especialmente por las bandas, con los laterales—, pero ninguna fue lo suficientemente clara como para perforar la portería de Fermín Sobrón, el mejor de los zamoranos, y el partido se fue a los vestuarios con empate a cero en el marcador

La vuelta al césped siguió la misma tónica. Y cuando más cerca estaba el gol del Villarreal, que empujó como nunca al inicio del segundo tiempo, el Zamora sorprendió desde la pizarra para abrir la lata. En un saque a balón parado, el esférico le llegó a Etxaburu, que se sacó un testarazo a más de 10 metros de la portería para sorprender a Reina por el palo derecho y poner la eliminatoria patas arriba.

El Zamora celebra su gol ante el Villarreal.
El Zamora celebra su gol ante el Villarreal.
EFE

El Ruta de la Plata estalló, y soñó muy fuerte con ver a su equipo en los dieciseisavos de final de Copa del Rey. Y más cuando los nervios se apoderaron del Submarino Amarillo, y el Zamora lo aprovechó para venirse arriba trenzando sus mejores contragolpes —aunque la ocasión más clara fue un latigazo de Baena en el minuto 60 que permitió lucirse a Fermín—.

Marcelino refrescó a su equipo metiendo a Gerard y Capoue, primero, y a Akhomach después, lo que elevó la presión al conjunto local su máximo exponente. Pero el Villarreal siguió sufriendo de cara a portería ante la falta de verticalidad ante un conjunto tan del Duero como numantino.

Cuando el Zamora ya acariciaba la victoria con los dedos, el 'Comandante' Morales aprovechó un rechace en el minuto 88 para doblegar a Fermín con un disparo cruzado. Jarro de agua fría para el cancerbero, que apenas dos minutos antes había dejado su mejor para a un cabezazo de Gerard.

El partido se fue a la prórroga con las tablas en el marcador y el Villarreal aprovechó el empuje del empate para asediar la meta zamorana. Tuvo premio muy pronto, solo seis minutos después del 1-1, otra vez por mediación de Morales, que remató bajo palos una jugada por el interior de la banda derecha. 

El Zamora tuvo alguna opción en los últimos minutos, pero el resultado no varió para evitar la primera 'campanada' en la segunda ronda de Copa del Rey: el pase a dieciseisavos se quedó en La Cerámica pese al reestreno con susto de Marcelino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento