La felicidad de Fernando Alonso y un coche para, por fin, aspirar a todo

Alonso baña con champagne a Verstappen y Checo Pérez.
Alonso baña con champagne a Verstappen y Checo Pérez.
Getty Images
Alonso baña con champagne a Verstappen y Checo Pérez.
La celebración del podio de Alonso desata la locura en redes.
WOCHIT

Fernando Alonso fue la viva imagen de la felicidad este domingo. Más de 15 meses después, el piloto asturiano se subió a un podio en una carrera de Fórmula 1, y su celebración demostró lo mucho que ha sufrido durante un periodo que se ha hecho demasiado largo. Aunque más importante aún que su tercer lugar fueron las prestaciones que ofreció el Aston Martin, un coche para luchar por los podios, por las victorias en cada Gran Premio... y quién sabe si por algo más.

Las imágenes de la celebración de Alonso fueron sin duda reveladoras. A sus 41 años, y con todo ya ganado, mostró una euforia desmedida: se abrazó con los ingenieros y mecánicos y, tras bajarse del podio, se dirigió al box de su escudería con la copa en la mano que certifica su tercer lugar para volver a festejarlo con todo el equipo.

El éxito de Aston Martin no es fruto de la casualidad, sino de una fuerte inversión y de un nombre clave. El fichaje estelar del ingeniero Dan Fallows –un británico que se forjó junto a Adrian Newey, el ‘gurú’ de la aerodinámica y responsable de los grandes éxitos de Red Bull entre 2010 y 2013– ha supuesto un enorme paso adelante. Su llegada convenció en su momento a Alonso, y a la vista está que la apuesta del español fue acertada.

Conviene recordar que el asturiano cambió la cuarta escudería del pasado Mundial, Alpine, por la séptima, Aston Martin. Parecía un paso atrás, una apuesta demasiado arriesgada para un piloto de 41 años, pero los resultados de ambas escuderías en Baréin –para la francesa, fuero un absoluto desastre– han dado la razón a Fernando Alonso.

El español firmó su podio número 99, y todo apunta a que el 100 no tardará en caer. Aunque su gran desafío ahora no es otro que el de volver a ganar una carrera, algo que no sucede desde hace casi diez años, cuando se impuso, al volante de un Ferrari, en el Gran Premio de España el 12 de mayo de 2013.

"Este es un coche muy agradable de conducir", dijo el asturiano por radio al final de la carrera, el síntoma más evidente de que por fin está volviendo a disfrutar en la Fórmula 1, algo que hacía demasiado que no sucedía.

Tras el podio en Baréin, una pregunta planea ahora sobre el ambiente de la Fórmula 1. ¿Puede Fernando Alonso plantar batalla a los Red Bull y luchar por el Mundial? Max Verstappen se mostró muy superior en el primer GP de la temporada, pero el año es muy largo y el Aston Martin tiene margen de mejora.

Fue uno de los pilotos de la escudería austriaca, Checo Pérez, el que habló abiertamente de un detalle que no ha pasado desapercibido para nadie en el paddock: el parecido entre los Red Bull y los Aston Martin. "Es bonito ver tres coches de Red Bull en el podio", dijo irónicamente en la rueda de prensa de los tres miembros del podio. Una broma que hacía alusión al parecido entre el diseño de los Red Bull y el de los Aston Martin, y que no fue la única referencia: "Hemos tenido tres Red Bull en el podio, sólo que el último con un motor diferente", dijo por su parte Helmut Marko, veterano expiloto y asesor del equipo austriaco.

El artífice y gran responsable del coche de Alonso es Dan Fallows, exjefe de aerodinámica de Red Bull, y sin duda su paso por la escudería austriaca ha podido tener alguna influencia en el diseño del AMR23, algo que evidentemente no es nada ilegal.

Más allá de una polémica sobre los parecidos entre ambos monoplazas que no va a ningún lado, lo único cierto es que el Aston Martin es rápido y fiable. Y conducido por Alonso, feliz en su nuevo equipo, se ha convertido en un serio problema para Red Bull, al que le ha surgido un rival inesperado por el título. La próxima batalla, el 19 de marzo en Jeddah, donde se disputará el GP de Arabia Saudí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento