El Atlético y Carrasco se agarran a la heroica para sumar una victoria en el descuento frente al Espanyol

Felipe y Javi Puado, en el Atlético-Espanyol.
Felipe y Javi Puado, en el Atlético-Espanyol.
EFE

El Atlético sumó un triunfo agónico frente al Espanyol (2-1) en el último minuto para seguir manteniendo su plaza de Champions. El conjunto colchonero no mostró sus mejores credenciales en el inicio de partido frente a los pericos. 

El más despierto sobre el césped fue Jan Oblak, el meta esloveno salvó a los suyos con una magnífica parada de reflejos tras un remate con mala sangre del central visitante Cabrera. Seguían pasando los minutos y los de Simeone no encontraban la fluidez necesaria para generar ocasiones arriba, no lograban hacer funcionar a la dupla Joao Félix-Correa.

Y, de nuevo, el protagonismo volvió a recaer en el Espanyol. Raúl de Tomas a punto estuvo de sorprender a todos con un centro que se acabó marchando muy cerca de la escuadra de Oblak. Un susto que metía el miedo en el cuerpo al Atleti y le volvían a hacer rondar los fantasmas del encuentro frente al Mallorca. El único recurso rojiblanco parecían los centros laterales, una elección que apenas afectó a los centrales pericos, consciente de su poderío aéreo frente a los dos delanteros rivales. 

En la recta final del primer tiempo, Joao Félix pisó el área rival y se llevó un pisotón de Sergi Gómez, una acción que reclamó el atacante como penalti, pero ni Figueroa Vázquez ni el VAR vieron nada punible. Se llegó al descanso con la lesión de Lemar, que se retiró del campo con lágrimas en los ojos, y sin goles.

En la segunda parte, cambió radicalmente el planteamiento del Atleti. Simeone introdujo en el campo a tres novedades: Griezmann, Cunha y Carrasco por el lesionado Lemar, Joao Félix y Vrsaljko. Un lavado de cara que funcionó a la perfección. 

Oblak volvió a hacer de las suyas salvando un gol cantado a Darder y, acto seguido, Carrasco no perdonó en la meta rival ante Diego López. El belga definió a la perfección para poner por delante a los suyos al aprovechar la primera gran ocasión rojiblanca.

La alegría le duró hasta mediada la segunda mitad a los colchoneros. Una desafortunada acción de Kondogbia, que tocó con la mano el balón, acabó con su expulsión. Un decisión muy protestada por los de Simeone, que no se creían como el colegiado decidió sacar la segunda amarilla al centrocampista. No acabó ahí el problema. De Tomás sorprendió a Jan Oblak en el lanzamiento de falta posterior y acabó igualando el encuentro. 

Se ponía muy cuesta arriba el encuentro para los colchoneros, con 10 y con el empate en el electrónico frente a un Espanyol crecido tras el gol.

Pese a ello, y tras el carrusel de cambios de los dos equipos para ajustar, el Atleti no renunció a irse para arriba y mientras tanto el Espanyol esperaba a la contra para tratar de matar el encuentro. Sin embargo, todo cambió en la última acción. Tocó con la mano De Tomás a la salida de un córner y, tras revisarlo en el VAR el colegiado, Carrasco tomó la responsabilidad desde los once metros. No falló el belga y dio al Atlético un triunfo de fe.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento