Victoria de Ocon en el esperpéntico GP de Hungría gracias al trabajo de equipo de Alonso con Hamilton

Fernando Alonso y Lewis Hamilton, en su duelo en el GP de Hungría
Alonso y Hamilton, en su duelo en el GP de Hungría
XPB / James Moy Photography Ltd.

Nadie esperaba que el GP de Hungría se convirtiera en la carrera del año, especialmente los hombres de Alpine. Esteban Ocon logró la primera victoria de su vida deportiva por delante de Sebastian Vettel (inicialmente) y de un Lewis Hamilton que se topó con el peor rival posible: Fernando Alonso

La labor de equipo de asturiano fue clave para que su compañero se convierta en el 111º ganador de un Gran Premio de Fórmula 1. Que Ocon estrene su palmarés, además, en este circuito, donde Alonso ganó su primera carrera allá por 2003.

Horas después se confirmó el resultado final modificado: Sebastian Vettel fue descalificado por no entregar la cantidad de combustible suficiente, por lo que todos los que iban detrás de él subieron una posición. Hamilton acabó 2º y, por tanto, Carlos Sainz fue 3º, logrando su segundo podio con Ferrari. Alonso fue al final 4º, el mejor resultado para él desde Singapur 2014.

La prueba en el circuito magyar quedó marcada desde la salida por culpa de la lluvia, en la que acabaron abandonando cinco coches, en uno de los arranques más esperpénticos y caóticos que se recuerdan.

Todo empezó en la primera curva. Valtteri Bottas se llevó puesto a Lando Norris (que era el único que había puntuado en todas las carreras este año) y este a Max Verstappen, aunque este pudo salir como pudo a pista.

Este incidente ya dejó marcado el devenir de la prueba, porque además también se quedaron en otra curva Lance Stroll y Charles Leclerc, con Fernando Alonso y Carlos Sainz esquivando los incidentes como podían. Los comisarios, viendo la que se venía encima, decidieron parar la carrera para que todos volvieran a boxes y reiniciarla después.

Eso no implica que luego se calmara la prueba, ni mucho menos.

Una vez reparados los coches se ordenó salida desde la parrilla... pero la pista estaba seca y todos llevaban neumáticos intermedios. Este factor hizo que todos entraran en boxes para montar ruedas de seco, pero un hombre se quedó en pista: Lewis Hamilton.

Se produjo entonces una de las salidas más surrealistas que se recuerdan en la historia de la Fórmula 1: el heptacampeón tomó la segunda salida solo desde la parrilla mientras todos arrancaban desde el pitlane. Según acabó la primera vuelta de esta reanudación, Hamilton entró a poner los medios de seco, pero era último. Los primeros líderes de carrera, totalmente inesperados: Esteban Ocon, Sebastian Vettel y Nicholas Latifi, con Carlos Sainz 5º y Fernando Alonso 6º.

La rebeldía de Sainz

Empezó una nueva carrera totalmente inesperada. Con Hamilton luchando por remontar y Verstappen con el coche seriamente tocado y prácticamente inconducible, Ocon y Vettel se vieron peleando por la victoria con Latifi detrás y Sainz y Alonso a rueda.

Ahí fue cuando el madrileño demostró que tiene carácter de sobra. Desde boxes le pidieron que entrara para montar neumáticos más frescos, pero él replicó de manera muy elocuente que le dejaran en pista un poco más. Se sentía cómodo y se veía en condiciones de poder ganar posiciones.

Y lo hizo. Cuando Latifi entró en boxes dejó el tercer puesto expédito para el madrileño, que empezó a rodar mucho mejor que los de arriba. Con 15 segundos por cazar a Vettel y Alonso detrás de él en 4ª plaza, comenzó una incesante persecución en busca de asentarse por el podio.

Sainz pelea por el 3º con Alonso y Hamilton busca la victoria

Con Ocon y Vettel escapándose al frente y luchando por una inesperadísima victoria, y Carlos Sainz sosteniendo con solvencia el tercer puesto, Lewis Hamilton decidió pasar al ataque.

Tras pasar a Fernando Alonso, 4º, decidió que los neumáticos duros no le estaban dando el rendimiento esperado y montó los medios para intentar el más difícil todavía: remontar hasta las posiciones de victoria.

El ritmo inicial con el que el británico arrancó este stint dejó claro que el heptacampeón iba a mover el árbol en esta recta final de la prueba, a 20 vueltas del final, lo que propició que Fernando Alonso apretara el ritmo. En apenas dos giros el asturiano se puso a rueda de Carlos Sainz, para protagonizar un duelo español por el bronce... al que se metió Hamilton.

La lucha entre los viejos compañeros en McLaren dejó imágenes memorables, propiciando que Sainz se escapase un par de segundos pero sobre todo demostrando que Alonso aún sabe cómo se pelea.

Alonso trabaja para la victoria de Ocon frenando a Hamilton

El duelo entre Alonso y Hamilton fue de los que hacen afición. El británico intentó pasar al español por todas partes, pero el circuito magyar se adaptaba perfectamente a la estrategia del asturiano: sacar los codos y defender la posición sobre todas las cosas.

Más que por el cuarto puesto que estaba sosteniendo, las vueltas de Hamilton tras su excompañero fueron claves para que perdiese el 'momentum' de las ruedas, lo que a su vez benefició a Esteban Ocon en su búsqueda de la victoria. Fue clave, de hecho.

El duelo duró más de 5 vueltas, hasta que el asturiano se coló en una frenada y el británico por fin le pudo pasar, mientras por la radio se desesperaba. Su siguiente rival fue Carlos Sainz, que empezó a defender con uñas y dientes el tercer puesto... aunque duró mucho menos que Alonso.

Al final, Ocon defendió los intentos de Vettel de amenazar su victoria con Hamilton ya seco, pero recuperando el liderato del campeonato gracias a que Verstappen sólo cogió un punto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento