La final de la Champions League 2020/21 entre Manchester City y Chelsea se celebrará en Oporto con público

Estadio do Dragao, en Oporto
Estadio do Dragao, en Oporto
EFE

La UEFA ha confirmado que la final de la Champions League entre Manchester City y Chelsea se celebrará el próximo 29 de mayo en el Estadio do Dragao de Oporto y no en el Atatürk Olympic Stadium de Estambul como estaba previsto.

El motivo es la decisión del gobierno británico de meter a Turquía en la lista roja de países con restricciones a los vuelos, por lo que no podrían viajar los componentes de los dos equipos finalistas. Desde hace días estaban trabajando para poder disputar el encuentro en territorio del Reino Unido, pero finalmente la UEFA no ha aceptado la petición. 

"Las autoridades portuguesas y la FPF intervinieron y trabajaron rápida y fluidamente con la UEFA para ofrecer un lugar adecuado para la final y, como Portugal es un destino de la lista verde para Inglaterra, los aficionados y jugadores que asistan a la final no tendrán que ponerse en cuarentena a su regreso a casa", explican en el comunicado.

Además del cambio de sede, el organismo ha confirmado que habrá entradas para 6.000 aficionados de cada equipo. "Los aficionados han tenido que sufrir más de doce meses sin poder ver a sus equipos en directo y llegar a una final de Champions es la cúspide del fútbol de clubes. Privar a esos aficionados de la oportunidad de ver el partido en persona no era una opción y estoy encantado de que se haya alcanzado este compromiso", se ha congratulado Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA.

La noticia del cambio de sede ya se venía barruntando desde hace días. Uno de los indicadores que apuntaban a esta posibilidad fue la decisión de que el GP de Turquía de Fórmula 1 se vaya a cancelar, también por las restricciones a los vuelos dado que el mayor número de gente involucrada en el campeonato procede del Reino Unido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento