Fernando Alonso da un corto paso adelante y Carlos Sainz presenta su candidatura al podio en Imola

Fernando Alonso, en el GP de Emilia Romaña en Imola
Fernando Alonso, en el GP de Emilia Romaña en Imola
XPB / James Moy Photography Ltd.

Fernando Alonso confirmó las previsiones de que, con bajas temperaturas, iba a ir algo mejor de lo visto en Bahréin. La primera jornada del GP del Made in Italy y de la Emilia Romaña (nombre oficial de la carrera) acabó con Valtteri Bottas primero, seguido de Lewis Hamilton al frente en las dos primeras sesiones, pero con Max Verstappen tercero por la mañana y Pierre Gasly por la tarde. Más atrás, aunque no tanto como en la primera carrera, Alonso: 7º en la FP1 y 13º en la FP2.

El viernes en Imola, aparte de los habituales trompos de Nikita Mazepin (uno nada más empezar el día y luego un par más), tuvo de todo. Desde Carlos Sainz liderando por la mañana, demostrando una adaptación al Ferrari perfecta ya que enseguida le salieron los tiempos, pasando por un Alonso dedicado a intentar sacar tiempos decentes con un Alpine menor.

Para el asturiano no fue un día incómodo, o no tanto como en Bahréin. En la recta final de la primera sesión logró el séptimo crono, un 1:17.457, tiempo que bajó después (como todos) hasta el 1:16.835 con el que finalizó la jornada con el 13º puesto final. Que nadie se lleve las manos a la cabeza, porque un detalle invita al optimismo: no abrió el DRS en toda la sesión, lo que hace pensar que podrá tener alguna décima más de margen de mejoría.

El que no tiene dudas es Carlos Sainz. El madrileño, en su primera carrera en territorio italiano siendo piloto de Ferrari (que, como como pasa en su querido Santiago Bernabéu, puede provocar miedo escénico) ha demostrado una adaptación perfecta. Tras un buen sexto en los primeros libres, fue cuarto en los segundos y con buen ritmo tanto en tandas cortas como largas. Peor le fue a su compañero, Charles Leclerc.

El toque fantasma entre Pérez y Ocon y el accidente final de Leclerc

Los primeros libres estuvieron interrumpidos unos minutos por un accidente entre Sergio Pérez y Esteban Ocon. El de Red Bull y el de Alpine se tocaron cuando afrontaban la curva 5 del estrecho trazado del Autódromo Enzo e Dino Ferrari y el peor parado fue el mexicano, con la llanta destrozada.

Eso provocó un final frenético de la primera sesión, con diez minutos para todos en los que salieron a relucir los neumáticos blandos y se cambió de manera radical el dibujo de los tiempos.

También acabó con susto la segunda sesión, aunque este fue definitivo porque no se reanudó la sesión. Charles Leclerc perdió el control de su Ferrari SF21 a la entrada de la Arrabiata 2 y se estrelló contra las protecciones. Fue más dolor psicológico que físico del piloto, aunque el coche quedó seriamente tocado.

La sensación después de este viernes es que la pelea entre los Mercedes y los Red Bull se decanta, de momento, por los primeros. Tras el incidente de 'Checo' Pérez con Ocon en los primeros libres, Verstappen tuvo que quedarse fuera de la sesión a mitad de la tanda por la rotura del eje de la transmisión cuando pasó por uno de los altos pianos de Imola.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento