Alpine promete mejorar "unas pocas décimas" en el circuito donde Fernando Alonso tumbó a Michael Schumacher

Fernando Alonso, en el GP de Bahréin
Fernando Alonso, en el GP de Bahréin
XPB / James Moy Photography Ltd.

Volver a Imola para Fernando Alonso es hacerlo a uno de los escenarios donde forjó parte de su leyenda. En el GP de San Marino de 2005, protagonizó una numantina defensa sobre el mismísimo Michael Schumacher para ganar la carrera y dar un paso más al que fue su primer título Mundial de Fórmula 1.

Alonso volvió a ese trazado al año siguiente, aunque no pudo repetir victoria, y desde entonces hasta el año pasado no volvió a usarse el Autodromo Enzo y Dino Ferrari. Veintiséis años después de aquella gesta, Alonso regresa a ese trazado.

"Tengo grandes recuerdos aquí, particularmente de 2005 cuando ganamos la carrera y luego el campeonato ese año", rememora Alonso.

Desde entonces han cambiado mucho las cosas, y al igual que en 2005 y 2006 Alonso estaba en posición de ganar y con un coche claramente candidato a victoria, ahora todo lo que sea acabar entre los diez primeros será un éxito.

El Alpine A521 es un proyecto ya cerrado, en palabras de los propios responsables del equipo, y afrontarán cada circuito con las novedades justas para adaptarse y no hacer mucho el ridículo. Así, después de lo visto en Bahréin, se han dado cuenta de que tenían "algunas debilidades en el paquete" aerodinámico, en palabras de Marcin Budkowski (director ejecutivo de Alpine) sobre las que han estado centrándose. "Estamos trabajando duro para mejorar y ganar esas pocas décimas de segundo que nos faltan para luchar al frente de la zona media".

En parte, la actualización aerodinámica que van a llevar y las propias características del circuito les hace ser algo más optimistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento