Batacazo europeo del Real Madrid en Ucrania que le deja al borde del abismo en la Champions

Shakhtar Donetsk vs. Real Madrid
Shakhtar Donetsk vs. Real Madrid
EFE

El Real Madrid no depende, por el momento, de sí mismo. Y no lo hará en la última jornada si el Gladbach gana al Inter (partido que está ahora disputándose). Sea como sea, la derrota ante el Shakhtar (2-0) de los blancos es el fiel reflejo de un equipo en descomposición y que está al borde de la eliminación en una competición que dominó hace poco más de dos años y por la que ahora se arrastra de manera indigna.

Los dos partidos ante el Shakhtar Donetsk de lo que es ahora mismo este Real Madrid, un equipo menor que es incapaz de reponerse al más mínimo contratiempo. Las victorias ante Barça e Inter palidecen ante la imagen que ha dado el conjunto blanco ante un equipo ucraniano que viene de encajar nada menos que diez goles en dos partidos ante el séptimo clasificado de la Bundesliga.

Zidane, sobre el que ya se posan las miradas, apostó por el talento en Kiev, con Kroos, Modric y Odegaard junto a un tridente ofensivo formado por Asensio, Rodrygo y Benzema. Ni un experimento, y nada más comenzar casi marca el balear a pase del galo, pero su remate desde el área pequeña se estrelló en el palo.

Un susto provocado por un mal pase de Nacho le costó a Varane la amarilla y amilanó a los madridistas, que siguieron dominando pero sin alegrías ofensivas. Solo otro remate de Asensio que el meta Trubin desvió como pudo inquietó realmente al Shakhtar.

El paso por vestuarios animó a los ucranianos, conscientes de que necesitaban la victoria, pero fue una absurda la que cambió radicalmente el partido. Tras un córner a favor de los blancos, una contra veloz desorganizó a los blancos, Mendy despejó mal en el área, Varane dejó pasar el balón inexplicamente y Dentinho aprovechó el regalo para batir a Courtois.

El tanto noqueó al Madrid, incapaz de hilvanar más de tres pases seguidos con algo de sentido, y el balón pasó a ser del Shakhtar. Los blancos estaban en la lona y la reacción de Zidane no llegó hasta el minuto 77, con la entrada de Isco, Vinícius y Mariano. El malagueño trató de hacerse con el mando del choque y el brasileño lo intentó sin descanso, pero otro error atrás sentenció el choque.

En otra contra, Solomon agarró el balón en su campo, nadie le entró, hizo falta o incomodó y se plantó en el área para fusilar a Courtois y dejar tocado y casi hundido a un Real Madrid al borde del KO en la Champions. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento