La Champions League se tambalea: Liverpool y Manchester United se unen a la Superliga de clubes de la FIFA

Este instante hizo que la euforia se desatara en Madrid. El Liverpool levantó la copa de la Champions, éxito que sus hinchas celebraron por todo lo alto en Madrid.
Los jugadores del Liverpool, con la Champions de 2019
EFE

La guerra soterrada entre la FIFA y la UEFA por el control del fútbol de clubes puede derivar, a medio plazo, en la desaparición o fraccionamiento de la actual Champions League. La máxima competición de equipos europeos se enfrenta a la irrupción de la llamada 'Superliga Europea' que está planteando el organismo mundial, y que ha encontrado dos adeptos de máximo nivel.

El Liverpool y el Manchester United están dispuestos a firmar su adhesión a esta nueva competición, según ha avanzado Sky Sports, hasta el punto de que ya han empezado a negociar los pormenores contractuales.

No son los únicos equipos ingleses interesados: Arsenal, Chelsea, Manchester City y Tottenham también han preguntado por las condiciones. Además, desde otros países han mirado con expectación esta nueva competición, con el Real Madrid al frente, que es uno de los impulsores.

La Juventus, el PSG o el Bayern de Múnich, tótems de la Champions, también se han interesado en este modelo de competición.

A imagen del modelo estadounidense

La FIFA quiere acabar con la Champions League, no tanto porque les incomode su presencia, sino porque consideran que es un formato caduco y que no compensa a sus participantes. El objetivo es crear una competición a imagen del modelo estadounidense, que funcionan mediante el método de franquicias: todos los equipos pertenecen a la Liga (NBA, NFL, MLB, MLS...), que a su vez aúna a todos los presidentes de los clubes.

El formato sería de 18 o 20 equipos como máximo, con partidos en casa y fuera durante la temporada europea regular, para llegar a un torneo eliminatorio final parecido al formato del Mundial. La intención es arrancar en 2022, con 30 partidos por para cada club. A efectos prácticos, esto supone la desaparición de facto de la Champions. 

Para crear esta nueva 'Superliga' o 'European Premier League', es necesaria una ingente financiación, de unos 6.000 millones de dólares según los primeros cálculos. El banco estadounidense JP Morgan ya está en conversaciones para aportar unos 4.600 de ellos.

El dinero es un argumento muy importante para los equipos que quieran apuntarse, ya que se estima que el premio económico que obtendrían los ganadores es notablemente superior al de la Champions, y se estima en varios cientos de millones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento