La lluvia deja sin debutar a Mick Schumacher en Fórmula 1

Mick Schumacher, en el box de Alfa Romeo
Mick Schumacher, en el box de Alfa Romeo
Xavi Bonilla / Alfa Romeo Racing

Una de las imágenes más esperadas del fin de semana, y posiblemente de todo el año, no se produjo cuando estaba previsto. Mick Schumacher iba a ponerse al volante del Alfa Romeo de Antonio Giovinazzi en las que iban a ser sus primeras vueltas en un fin de semana de Gran Premio de Fórmula 1, como prólogo a una más que posible llegada al Gran Circo.

El escenario era de lo más propicio: Nürburgring, el legendario 'Infierno Verde' (aunque no en su formato largo, el Nordschliefe), a apenas 90 kilómetros del Kerpen donde nació su legendario padre. Todo estaba listo... pero la meteorología lo fastidió.

A las bajas temperaturas ya previstas para este Gran Premio de Eifel se unió una intensa niebla, que obligó a sucesivos retrasos hasta su cancelación final de la sesión de entrenamientos libres. El gozo en un pozo de todos los pilotos, especialmente del joven Mick, que es líder destacado del campeonato de F2 y por tanto gran candidato a subir a la F1 más pronto que tarde.

Tampoco pudo rodar Callum Ilott, uno de sus rivales en la categoría de plata y miembro como él de la Ferrari Drivers Academy, la cantera de la escudería de Maranello. En el caso del británico, iba a subirse a un Haas.

La normativa de la Fórmula 1 es estricta en cuanto a la visibilidad, que afecta no tanto a los pilotos y los monoplazas (que también), sino más al helicóptero médico. En caso de que este no pueda despegar y aterrizar con seguridad en el hospital designado (en este caso, el de Coblenza), no se podrá disputar la sesión en cuestión, bien sean unos libres, una clasificación o una carrera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento