Michael Jordan monta un equipo de la NASCAR y ficha a Bubba Wallace, el único piloto de raza negra de la parrilla

Michael Jordan, durante la ceremonia en la que recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, en la Casa Blanca, en 2016.
Michael Jordan, durante la ceremonia de la Medalla Presidencial de la Libertad
EFE

Cuando comenzó el movimiento 'Black Lives Matter', Michael Jordan fue una de las primeras personalidades que dieron un paso al frente. Prometió 100 millones de dólares a la lucha contra el racismo y dejó atrás el antiactivismo que había mostrado en su etapa como jugador de la NBA.

Entre otras cosas, prometió que se involucraría en los casos de posible racismo en el deporte y por ello ha decidido meterse en una de las competiciones que más han representado los valores para los supremacistas blancos en sus 60 años de historia: la NASCAR.

La competición americana se vio obligada a prohibir la exhibición de la bandera confederada, la de los Estados del Sur durante la Guerra Civil estadounidense y que era claramente esclavista, una decisión promovida por Bubba Wallace. El único piloto de raza negra de la parrilla se granjeó por esta decisión numerosas críticas, e incluso un conato de amenaza que luego resulto no ser tal.

Cosas del destino y del 'Black Lives Matter', ahora Wallace cambiará de equipo y dejará el Richard Petty Motorsports para fichar por el nuevo equipo que dirigirá el mítico '23' de Chicago Bulls junto a Denny Hamlin, toda una institución en el automovilismo americano con tres victorias en las 500 millas de Daytona, entre otros hitos. 

El nuevo equipo, cuya base será el actual Germain Racing, tendrá un solo coche en pista en la próxima temporada de la Nascar Series Cup, y será pilotado por Wallace. Su nombre será anunciado próximamente.

"Habiendo crecido en Carolina del Norte, mis padres siempre me llevaban a mi y a mis hermanos y hermanas a las carreras, y yo he sido un fan de la NASCAR toda mi vida", destaca Jordan, pero admite que esto va más allá de su pasión por el automovilismo.

"La oportunidad de tener mi propio equipo de carreras junto a mi amigo Denny Hamlin y tener a Bubba Wallace pilotando para nosotros es muy emocionante para mi. Históricamente, la NASCAR ha tenido problemas con la diversidad y ha habido muy pocos dueños negros. Es el momento perfecto dado que la NASCAR está evolucionando y abrazando el cambio social cada vez más. Además de mi reciente compromiso y donaciones que he hecho para combatir el racismo sistémico, veo esto como una oportunidad para educar a una nueva audiencia y abrir más oportunidades para la gente negra en el automovilismo", destaca el mítico jugador de baloncesto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento