Sharapova carga contra su agente y le culpa de su positivo en dopaje

Maria Sharapova en su regreso a las pistas en el torneo de Stuttgart.
Maria Sharapova en su regreso a las pistas en el torneo de Stuttgart.
EFE

La tenista Maria Sharapova volvió a hablar en el documental 'El Punto' de Movistar sobre el positivo en dopaje en 2016 tras ingerir meldonium. Esta sustancia la llevaba consumiendo desde 2006 y no fue hasta una década más tarde cuando la Agencia Mundial Antidopaje la consideró como prohibida.

Sharapova anunció su positivo en marzo de 2016 a través de una rueda de prensa que le afectó mucho en lo personal. "Nunca me ha preocupado lo que la gente piense de mí, pero de repente, con lo que pasó, sí me empezaba a importar. Fue muy desagradable sentirme tan pequeña. Mi madre se pasó semanas durmiendo conmigo para que estuviera acompañada. Tenía que tomar el control y saber que la había cagado", cuenta.

La propia rusa cuenta como diez años antes de su sanción comenzó a tomar debido a problemas de salud, cuando un médico "sin experiencia con deportistas" le recetó un fármaco con meldonium. "Me hizo una lista de medicamentos que podía tomar, y con los problemas que empecé a tener desde 2006 me dijo que podía tomar 'mildronate', que en Rusia se toma sin receta, como si fuera aspirina".

En enero de 2016 se prohibió finalmente el meldonium, pero según cuenta, Sharapova no se enteró a tiempo. "Siempre me hicieron muchas pruebas entre 2006 y 2015, y nunca pasó nada. En enero de 2016 pasó a ser ilegal. Otras federaciones advirtieron a otros deportistas sobre el meldonium y que pasaba a estar prohibido, pero no a mí", explica.

Sin embargo, todo cambió con un e-mail de la ITF en el que le comunicaban su sanción. "Recibí un correo de la Federación Internacional de Tenis (ITF). Hablaba sobre dopaje, y mencionaba algo de un medicamento llamado meldonium. Yo fui al diccionario para buscarlo, porque no conocía esa sustancia, pero luego leí 'mildronate' y sí que sabía perfectamente lo que era".

"La ITF insistió en que yo oculté que tomaba 'meldonium', y no es así, porque yo tomé durante muchos años algo legal. Quiero que me respeten, no pedí que me dejaran jugar al día siguiente", insiste Sharapova, queriendo dejar claro que no tuvo la intención de infringir las normas ni ocultarlo.

"Mi equipo y yo nos habíamos acostumbrado a tomar algo que mejoraba mi salud pero no mi rendimiento. Luché por lo que considero mi derecho y mi voz. Al leer después aquel informe que me rebajó la pena, me sentí libre. Yo no oculté que tomaba meldonium", añade.

Precisamente por eso, Sharapova sorprende en el documental criticando a su agente en ese momento, Max Eisenbud, a quien señala directamente como culpable de su sanción. "Si hay varias personas en un equipo, cada uno se dedica a su terreno. Le dije a mi agente que comprobara la lista de sustancias prohibidas a finales de año en 2015. Pero Max tenía problemas personales y no lo comprobó. Fue error suyo no hacerlo", zanja.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento