Hamilton gana a lo grande en Hungría e iguala el enésimo récord de Schumacher

Lewis Hamilton, durante el GP de Hungría
Lewis Hamilton, durante el GP de Hungría
Mercedes AMG F1

Lewis Hamilton arrasó en el GP de Hungría y repetió lo que ha hecho en otras siete ocasiones: lograr la victoria e igualar la marca de 8 triunfos en un mismo circuito que logró el legendario Michael Schumacher en Magny-Cours (Francia). Ya lleva 86 en total y tiene a sólo cinco el récord absoluto de victorias en la historia de la Fórmula 1, que puede lograr en el GP de Italia en septiembre.

El dominio del británico fue total, pese a las dudas de inicio al arrancar con la pista mojada, e incluso marcó dos vueltas rápidas consecutivas en los dos últimos giros. Max Verstappen, pese a todo, y Valtteri Bottasle acompañaron en el podio.

En las primeras vueltas se vio que iba a ser una carrera estratégica. La pista tardó apenas dos vueltas en conseguir un carril seco, lo que propició que todos parasen enseguida a cambiar los neumáticos intermedios por los de seco, algunos con blandos (la mayoría) y el resto con medios. La idea le salió especialmente bien a los sorprendentes Haas, ya que Magnussen y Grosjean se metieron en boxes antes de la salida para poner neumáticos de seco y se vieron tercero y cuarto en los primeros compases de carrera. Les duró poco.

Los pilotos extremaron las precauciones de inicio, especialmente tras ver lo ocurrido con Max Verstappen en la vuelta de formación. Al neerlandés no le afectó mucho, ya que enseguida se colocó como uno de los más firmes candidatos a podio.

Carlos Sainz, que no se siente nada cómodo con el MCL35, salía desde la 9ª plaza. Puntuar es el objetivo mínimo, pero con lluvia espera lograr algo más, pero se le complicó algo en esas paradas en boxes. Nicholas Latifi le dio un golpe en la salida a boxes, aunque por suerte para el español fue el canadiense de Williams quien pinchó.

La anunciada lluvia tardó bastante más en llegar de lo previsto, lo que hizo que muchas estrategias saltasen por los aires. Fue el caso de Charles Leclerc, que se convirtió en una 'chicane' móvil para sus rivales, hasta el punto de que Alex Albon tardó un par de giros en pasarle.

Tras unos momentos de tensión con Vettel, y visto lo ocurrido en Estiria, el monegasco no puso mucha oposición para dejarse pasar antes de entrar en boxes para cambiar neumáticos. El propio Charles Leclerc protagonizó a continuación una bella batalla con Lando Norris, rozando el accidente incluso. El control del coche cuando se le había ido totalmente es una de las imágenes de este Gran Premio.

La lucha por el segundo puesto se confirmó como la única emocionante de la carrera para las últimas 20 vueltas. Valtteri Bottas empezó a perseguir a Max Verstappen, con estrategias distintas: el neerlandés iba con duros y el finlandés, con medios. En Mercedes apostaron por una estrategia conservadora y metieron al finlandés para montar neumáticos duros para las últimas 20 vueltas. Ante la duda, evitaron una lucha directa que les podía haber costado el podio.

Por detrás, por la 10ª posición, Sainz y su futuro compañero Leclerc también tuvieron una buena refriega, si bien el de McLaren fue incapaz de pasarle pese a tener un ritmo de carrera muy superior merced a unos neumáticos 20 vueltas más 'jóvenes'. Tardó once vueltas, tras rozar incluso el accidente, pero lo acabó logrando. Una lucha con mucha miga.

Horas después, se confirmó que el resultado final de Sainz fue el 9º puesto gracias a una sanción a Magnussen, que le precedió.

En los metros finales, aunque Bottas lo intentó, Verstappen resistió la segunda posición final de la parrilla, lo que mirando lo ocurrido en la vuelta de formación le da un poco más de épica a su resultado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento