"I can't breathe", el grito de George Floyd con el que la NBA ya protestó en 2014 contra el racismo en Estados Unidos

Publicación de Vanessa Bryant sobre su marido y el racismo.
Publicación de Vanessa Bryant sobre su marido y el racismo.
IG @VanessaBryant

La muerte de George Floyd tuvo un sonido claro: el grito con el que pedía al policía Derek Chauvin que le quitase la rodilla del cuello: "I can't breathe" ("no puedo respirar").

El mal endémico que sufre Estados Unidos con el racismo es un hecho que, por desgracia, vuelve cada cierto tiempo. Tanto es así que ese mismo grito no es ni siquiera nuevo, sino que hace seis años ya se convirtió en un grito de rabia de la comunidad negra contra la xenofobia y la brutalidad policial.

La NBA, por entonces y igual que ahora, se movilizó inmediatamente. En diciembre de 2014, varios jugadores de la liga estadounidense vistieron en sus partidos camisetas negras con letras blancas y una frase: I can't breathe. En aquel momento protestaban por la muerte de Eric Garner, que se produjo en circunstancias similares a las de Floyd

El apoyo fue masivo: LeBron James, Kyrie Irving, Derrick Rose (que fue el primero en llevarla)... todos lucieron esas camisetas en el calentamiento de sus respectivos partidos. También Kobe Bryant, que siempre apoyó al movimiento afroamericano y ayudaba siempre que podía.

Su viuda Vanessa ha recuperado una foto de aquel día para apoyar las protestas, pedir cordura y denunciar lo que está ocurriendo en su país. 

"Mi marido vistió esta camiseta hace años y aquí estamos otra vez. La vida es demasiado frágil. Es demasiado impredecible. La vida es demasiado corta. Compartamos y abracemos las bellas cualidades y similitudes que todos compartidos como gente. Fuera el odio. Enseñemos respeto y amor a todos en casa y en la escuela. Difundamos amor. Luchemos por el cambio: registrémonos para votar. No usemos las vidas inocentes perdidas como una excusa para el saqueo. Seamos un ejemplo del cambio que queremos ver", ha escrito.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento