Un gran jurado del barrio neoyorquino de Staten Island, en Estados Unidos, ha decidido este miércoles no procesar al policía que causó la muerte mientras era detenido de Eric Garner, de raza negra, informaron fuentes judiciales.

Garner, de 43 años y que era asmático, murió el pasado 17 de julio por asfixia -según determinó la autopsia- luego de que un policía vestido de paisano, Daniel Pantaleo, colocara su brazo alrededor de su cuello y ejecutara una llave de estrangulamiento, prohibida en el estado de Nueva York.

Un transeúnte grabó un vídeo de lo ocurrido y ahí se oye a Garner, que tenía seis hijos, decir repetidamente que no podía respirar. La policía quería detenerlo por vender supuestamente cigarrillos de forma ilegal.

La policía quería detenerlo por vender supuestamente cigarrillos
de forma ilegal

"Estoy realmente alucinado", aseguró el abogado de la familia Garner, Jonathan Moore, al canal de televisión NY1 sobre la decisión de que no existen pruebas suficientes para la imputación de Pantaleo ante los tribunales.

Este caso, antes de esta decisión, ya había generado protestas e indignación en una ciudad donde existe tensión entre las comunidades minoritarias y la policía por otros casos de brutalidad policial, que tiene como principales víctimas a negros y latinos.

Al menos 32 detendios en las protestas

Al menos 32 personas han resultado detenidas durante la tarde del miércoles en las protestas registradas en Nueva York, donde cientos de ciudadanos se han lanzado a la calle para denunciar la decisión de un gran jurado.

Los manifestantes se han reunido en varios puntos significativos de Manhattan, como Times Square y Union Square, marchando pacíficamente hacia la zona norte hasta el Rockefeller Center, donde una multitud contemplaba la ceremonia de encendido de la iluminación del árbol de Navidad. Allí un grupo de manifestantes trataron de romper las barreras de la Policía, que procedió a arrestar a varias decenas de ellos.

Si no hay justicia. No habrá pazDurante la jornada de protesta se ha llegado a bloquear durante un tiempo Columbus Circle, en el ángulo suroeste de Central Park, mientras que otro grupo de manifestantes se congregaban en Staten Island, en el mismo sitio donde se produjo el arresto de Garner por vender cigarrillos libres de impuestos.

"Si no hay justicia. No habrá paz", han coreado los manifestantes en Nueva York, criticando a un cuerpo policial al que tachan de "racista", según ha informado la cadena estadounidense CNN. En la estación Grand Central, también en Manhattan, decenas de personas se tumbaron en el suelo en señal de protesta.

Las protestas se han repetido también en otras ciudades, como Washington, Filadelfia, Oakland o Atlanta, donde han tenido lugar marchas espontáneas. Los manifestantes cantaban, entre otros lemas, "Manos arriba, no disparen" y "No puedo respirar", que fue lo que dijo Garner repetidamente antes de perder el conocimiento.

Preocupación del alcalde, el Fiscal General y Obama

La muerte de Garner ha sido, además, el primer incidente de envergadura al que se enfrenta el alcalde Bill de Blasio, que juró al cargo el pasado enero y que ha intentado poner fin a la división entre las comunidades minoritarias y la policía.

La decisión del gran jurado solo es una parte del procesoDe Blasio, ha instado este mismo miércoles a los neoyorquinos a reaccionar "pacíficamente" a la decisión del gran jurado. "La ciudad de Nueva York tiene una fuerte tradición de expresarse en protestas no violentas, así que confiamos en que los descontentos con la decisión del gran jurado expresen su opinión de forma pacífica", ha dicho De Blasio en un comunicado.

De Blasio ha insistido en que "la decisión del gran jurado solo es una parte del proceso", ya que "aún hay una investigación interna en el Departamento de Policía de Nueva York y en la Fiscalía General de Estados Unidos".

Asimismo, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, ha anunciado que se abrirá una investigación federal de derechos civiles, que será "independiente, exhaustiva, justa y rápida" y ha calificado la muerte de Garner como "una tragedia".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha comprometido a trabajar para que todos los estadounidenses sean tratados igual, reconociendo la tensión existente entre las fuerzas de seguridad y las minorías raciales, después de conocer el fallo del gran jurado de Nueva York.

Cuando alguien en este país no es tratado con igualdad ante la ley, hay un problema y mi trabajo es ayudar a resolverloEn el marco de la Conferencia de Naciones Tribales, Obama ha aludido a este caso, limitándose a decir que esta decisión judicial "habla de la preocupación por parte de muchas minorías por que las fuerzas de seguridad no están tratándoles de forma justa". "Cuando alguien en este país no es tratado con igualdad ante la ley, hay un problema y mi trabajo es ayudar a resolverlo", ha añadido Obama.

Por su parte, el agente de la Policía de Nueva York Daniel Pantaleo, que ahogó a Eric Garner, ha asegurado que se siente "muy mal" por la muerte del joven afroamericano. "Me hice policía para ayudar a la gente y proteger a aquellos que no pueden protegerse por sí mismos. Nunca fue mi intención herir a nadie y me siento muy mal por la muerte de Garner", ha dicho a través de un comunicado.

Pantaleo ha expresado su confianza en que la familia del joven afroamericano "acepte sus condolencias por su pérdida". "Mi familia y yo incluimos a Garner y a su familia en nuestras oraciones", ha añadido.

La familia de la víctima rechaza las disculpas

La viuda de Garner ha rechazado las disculpas del agente de policía y ha criticado el fallo del gran jurado, advirtiendo de que su lucha "no ha terminado" y que seguirá exigiendo justicia para que sea castigado el culpable. "Alguien tiene que pagar", ha apostillado Esaw Garner.

No sé qué vídeo que habrán visto, pero está claro que es diferente al que ha visto el resto del mundo"El tiempo para el remordimiento habría sido cuando mi marido estaba gritando en el suelo porque no podía respirar", ha añadido la viuda de Garner en una rueda de prensa, en la que denuncia que el agente "todavía está recibiendo un cheque por su trabajo", mientras que su marido está "a dos metros bajo tierra".

La madre de del fallecido, Gwen Carr, se ha mostrado "sorprendida" de que el gran jurado haya decidido exonerar al agente, sobre todo teniendo en cuenta que todo el incidente fue grabado. "No sé qué vídeo que habrán visto, pero está claro que es diferente al que ha visto el resto del mundo", ha sentenciado Carr.

Tras el fallo, ha sido convocada una marcha nacional en Washington el próximo 13 de diciembre para exigir una mayor participación federal en los casos en los que agente de Policía matan a miembros de la comunidad.