Carlos Coloma: "No tendré dudas si veo que Tokio 2020 me pilla lejos o alguien viene con mucha más fuerza que yo"

Coloma entra en la meta haciendo un 'caballito'.
Coloma entra en la meta haciendo un 'caballito'.
SILVIA FERNÁNDEZ SAINZ

Carlos Coloma (Logroño, 1981) es un hombre de ciclismo, de familia y también de acción. Por eso siente que el comienzo de la desescalada "ha sido como pasar de cero a 100", puesto que "ha sido un shock bastante potente el tener que estar dos meses en casa".

Es la primera vez que el medallista olímpico en Rio 2016 'para' tanto tiempo en los más de 20 años que lleva pedaleando y subiendo a podios en todo tipo de competiciones y destaca que "es una situación en la que debemos seguir trabajando con la misma ilusión", aunque también admite que él es "un super privilegiado" porque su casa -que tiene un amplio jardín- es un espacio totalmente adaptado para entrenarse con la bicicleta. 

El corredor del BH Templo Cafés siempre luce una sonrisa en la cara y transmite su mentalidad positiva, incluso por teléfono, pero no oculta que esta crisis puede dejarle sin acudir a sus cuartos Juegos Olímpicos.

Antes que nada, ¿cómo están todos en casa?

En lo personal estamos, entre comillas, bien. Vivimos una situación complicada que ha enseñado al mundo que lo primero es la salud, pero todos los del equipo y nuestros familiares lo hemos llevado bastante bien, así que nos sentimos muy afortunados.

Y con el comienzo de la desescalada...

Ahora que ya estamos de vuelta en la calle nos sentimos doblemente afortunados (se ríe). Rocío García (su ahijada deportiva y compañera del BH Templo) y yo vivimos en Albelda de Iregua, un pueblo de menos de 5.000 habitantes, así que no teníamos limitación horaria hasta ahora. Y ya tenemos la autorización de deportistas profesionales gracias al Consejo Superior de Deportes y el Comité Olímpico Español, por lo que podemos practicar deporte por toda la comunidad sin limitación horaria. Han sido momentos duros, pero se ha visto que desde el COE y el CSD han estado interesados en los deportistas y en intentar ir adaptando las medidas también a nuestra profesión, que es básicamente entrenar. Ha sido una situación tan complicada que muchas veces no se han hecho cosas por no meter la pata, pero es que vaya situación nos ha tocado vivir... y nosotros agradecemos el esfuerzo.

¿Cómo se siente al poder salir de nuevo?

Después de dos meses en casa, en los que hemos tenido que reinventarnos para mantener la forma física y emocional, ha sido como pasar de 0 a 100 km/h.

Al vivir en un pueblo pequeño habrá más opciones de ocio que en la mayoría de sitios de España, ¿no?

Bueno, tenemos un bar que al principio va a hacer un servicio de bocadillos y bebidas sin poder entrar, pero a partir del lunes ya se podrá... Y yo, por supuestísimo, soy de pueblo, pueblo, pueblo... y el lunes voy a ir al bar, con todas las precauciones del mundo, claro. Pero no pienso faltar porque la hostelería se merece que le echemos una mano, que vean que estamos ahí desde el minuto uno.

"La hostelería se merece que le echemos una mano, que vean que estamos ahí desde el minuto uno"

¿Cuánto tardó en irse a rodar por la montaña desde que se permitió salir a la calle?

Viviendo en la zona de la Rioja donde vivimos Rocío y yo, tenemos unos sitios alucinantes para entrenarnos, a pie de las instalaciones del equipo... así que tardamos poco.

¿Qué tal llevó el confinamiento?

Vivo con mi mujer y mis dos hijos y lo hemos llevado muy bien. Además, tengo la suerte de vivir en una casa en las afueras del pueblo, con bastante jardín y un pequeño circuito de BMX en la parte de atrás. Me siento un super privilegiado porque me he podido mantener activo.

"No salía a practicar al jardín porque quería esperar a que bajaran los ingresos hospitalarios, ya que tengo varios amigos en el hospital"

Por lo que se ve en sus redes sociales no ha parado ni un momento.

En casa tengo un gimnasio bastante bien preparado y lo aproveché para entrenarme ahí el primer mes de cuarentena. No salí a practicar al jardín porque quería esperar a que bajaran los ingresos hospitalarios, ya que tengo varios amigos en el hospital. 

¿No practicaba en su circuito?

Empecé a usarlo cuando pasó algo más de tiempo y los contagios empezaron a bajar. Esta última parte del confinamiento la he llevado todavía mucho mejor, porque el gimnasio y el 'campillo' del jardín me han dado la vida. Me he mantenido mucho más activo, he mantenido la sensación de las curvas, de los apoyos en la bici...

¿Este 'parón' ha sido más duro en lo físico o en lo mental?

El apartado físico lo hemos llevado bastante bien y, en lo mental, estoy a tope con el proyecto del equipo BH Templo Cafés. que lo gestiono con todo el staff, así que he estado más que entretenido. Queremos estar pendientes de las marcas, de la comunicación y otros temas... lo que nos tiene bastante ocupados. También dedico mucho tiempo a gestionar la preparación de Rocío, tanto la física junto a 'Barru' (el ex-boxeador José Ignacio Barruetabeña, su preparador) como la emocional.

Vamos, que no se ha aburrido.

Tengo tantísimas cosas en el día a día... que no (ríe). Por suerte siempre he sentido que mi apartado emocional es muy fuerte, por las exigencias del deporte, y he pasado el confinamiento más pendiente de los demás que de lo mío. Ha pasado todo muy rápido y en este tiempo también hemos metido cosas nuevas: muchas horas de videollamadas y de estar pendientes de la gente. Ha sido duro para todos, pero yo siempre soy muy positivo y a lo largo de mi vida he tenido bajones, pero me veo como una persona super afortunada. Creo que esa parte de trabajo y motivación interna que tengo desde que me levanto por la mañana me ha llevado a vivir siempre muy feliz y espero seguir así.

"Subí una foto con mis hijos en el río, que está al lado de casa... y hubo gente que me empezó a decir de todo, sin informarse ni preocuparse de saber cuál era el contexto"

¿Han tenido algún problema al salir a entrenarse?

Vivimos en un pueblo pequeño, donde nos conoce conoce todo el mundo y además vamos con la ropa del equipo. Nadie nos ha dicho absolutamente nada. Sí que me pasó una cosa así en las redes sociales, cuando puse una foto con mis hijos en el río, que está al lado de casa. Hubo gente que me empezó a decir de todo, sin haberse informado y sin preocuparse por saber cuál era el contexto de la foto. Hay mucha gente que critica sin saber donde vives o sin tener muy clara la normativa. Yo también entiendo que puede ser gente que está encerrada en un piso con sus hijos, gente que está nerviosa, crispada y con la cabeza del revés... y que cuando ve algo que se sale de lo normal o que ellos desconocen, en vez de informarse o pensar 'mira este que suerte tiene', pues mucha gente te critica, que te multen o que se te lleve el demonio (ironiza).

¿El aplazamiento de los juegos fue como un jarro de agua fría para usted?

Sin ninguna duda es una decisión bien tomada, porque hubiese tenido ni pies ni cabeza celebrar los Juegos. Sí es cierto que es un aplazamiento que me lo condiciona todo en mi caso personal, porque tenía planificado que iba a ser mi última temporada en la Copa del Mundo con el objetivo olímpico de Tokio.

¿No va a pelear por ir a los próximos JJ OO?

Ahora tengo que pensar, porque tengo entre manos la gestión del equipo, la preparación de Rocío y de otros deportistas... y toda esta coordinación me lleva mucho tiempo. Para la parte deportiva tengo un staff super potente dentro del equipo, desde mecánicos y preparadores físicos a una jefa de comunicación, me ayudan un montón y puedo entrenarme tranquilamente, pero sí que es cierto que, quieras que no, es otro apartado que me llama mucho y me quita mucho tiempo.

"No me vale pensar 'voy a Tokio y luego ya veremos'... no me voy a encabezonar con ir a mis cuartos Juegos Olímpicos"

¿Y Tokio 2020?

Realmente quiero ver cómo termina este año a nivel de competición, cómo termino la temporada y si podría afrontar 2021 al 1000x1000 para defender a España como creo que tengo que hacerlo en unos Juegos Olímpicos. Si me veo motivado y convencido como estoy ahora, por supuesto que lucharé a tope hasta el final, pero hay muchas cosas que quiero ver.

¿"Muchas cosas"?

No solo me fijaré en los resultados o mi estado de forma. Toda mi carrera deportiva va unida al equipo y también a mi vida personal, porque el deporte y el ciclismo no lo son todo. Este 2020 atípico tiene que ser un año para seguir luchando con ilusión, con la parte deportiva y el proyecto del equipo, que envuelve a mucha gente, muchos puestos de trabajo y muchos corredores que vienen con mucha ilusión pegando desde atrás. Por supuesto el equipo se tiene que reforzar, tenemos contratos con las marcas BH y con Templo hasta 2021 y la intención es renovar dos años más, pero hace falta mucha inversión de tiempo, de estrategia de comunicación y de gestión de las carreras de Rocío y Pablo Rodríguez, por ejemplo. Ya veremos cómo está mi apartado emocional para 2021, si puedo entrenarme y competir al 1000x1000 o si debo pensar en el 'Plan B'. Por el momento quiero seguir trabajando y entrenando con ilusión para estar psicológicamente fresco. Al final de año será cuando tome decisiones.

¿No le daría pena dejar de pelear por estar en sus cuartos Juegos?

He sacrificado muchas cosas y muchas carreras de estos tres últimos años para guardarme para 2020, pero las cosas han salido así y habrá que pensarlo bien. Lo que tengo claro es que si soy capaz de seguir en 2021 y tener las máximas garantías de poder pelear por los puestos de medalla, lo haré. Eso sí, si realmente veo que me pilla lejos o que alguien viene con mucha más fuerza que yo, no tendré dudas.

"Creo que hay que salir por la puerta grande. O lo hago en lo deportivo compitiendo en Tokio o, si no, como persona que ha sabido lo que tocaba en cada momento"

¿Quiere decir que en ese caso se echará a un lado?

Creo que siempre es positivo para uno, a nivel personal, y para su país dejarlo cuando se debe y ayudar a los que vienen detrás. Seguir por seguir no es mi filosofía de vida. Tengo a mis espaldas una trayectoria de 21 años, con 21 participaciones en Mundiales, con tres Juegos Olímpicos, habiendo conseguido la plaza olímpica para el país en cinco ocasiones... Creo que hay que salir por la puerta grande. O lo hago en lo deportivo compitiendo en Tokio o, si no, como persona que ha sabido lo que tocaba en cada momento. Para eso tengo una buena familia y un buen entorno que me aconseja y, aparte de lo que piense yo, les escucharé a ellos.

No es una perspectiva muy habitual en un deporte donde el éxito es, generalmente, individual.

Somos deportes individuales en el día clave, pero el equipo es totalmente crucial para llegar bien preparado a la competición, para llegar con la motivación en su sitio... todo eso es reflejo del trabajo con el equipo. Si algo he aprendido en todo este tiempo es que todo lo bueno que me ha pasado en la vida ha sido porque estaba apoyado por gente.

¿Qué le dicen sobre la posibilidad de que decida no ir a Tokio?

La gente que menos me conoce, incluso amigos que no tienen conocimiento profundo de mi deporte, me dicen que  tengo que seguir hasta Tokio sea como sea. Yo les digo que no es así, que mi filosofía de vida y lo que he intentando transmitir durante toda mi carrera con la gente que he convivido es que no vale todo por todo. A mí no me vale pensar 'voy a Tokio y luego ya veremos'... no me voy a encabezonar con ir a mis cuartos Juegos e intentar hacer una cosa si interiormente no la tengo clara. Es una cuestión puramente de mi filosofía.

"Obviamente no es momento para descojonarse, pero intentamos hacer cosas divertidas y aprovechar esa parte de ocio que ofrecen las redes sociales para ser más positivos"

¿Comparten su visión en el equipo?

Mi filosofía es la del equipo. Aquí todos los que están y todo el que entra sigue la dinámica de que hay que ser solidario con el compañero, de que hay que remar por el grupo. Es lo que queremos transmitir a los ciclistas, a los aficionados y a todo el mundo. Por ejemplo, queremos hacer más piña entre el equipo y las marcas y por eso la estrategia de comunicación se ha dirigido en ese sentido.

¿A qué se refiere?

BH, Templo y todas las marcas nos están apoyando al 100% y nos sentimos muy agradecidos por ello. Luego, por otra parte, están las empresas más pequeñas, que nos suministran accesorios y demás. Alguna de ellas ha tenido que hacer un ERTE o ha sufrido un frenazo total en sus ventas y tienen menos capacidad económica. Por ello, desde el equipo estamos respaldándoles en la medida de lo que podemos, queremos seguir trabajando con ellos y queremos estar a la altura de las circunstancias, así que si hay que retocar algún contrato para que todos podamos seguir, se retocará. En resumen, tenemos 14 patrocinadores, incluso gente de fuera del sector... pero desde que montamos el equipo hace ahora un año y medio el nivel de comunicación y de complicidad con los seguidores es brutal y uno de los pilares de nuestra línea de trabajo se basa en aprovechar la fuerza de la comunicación.

¿Con acciones como una 'quedada' para cenar por videoconferencia?

Intentamos que toda la comunicación gire en torno a cosas divertidas, como directos, o la cena del equipo, Obviamente no es momento para descojonarse, pero intentamos hacer cosas divertidas y aprovechar esa parte de ocio que ofrecen las redes sociales para ser más positivos.

También han lanzado una subasta para la que han donado objetos muy queridos...

Teníamos en mente la idea de hacer algún tipo de iniciativa solidaria para ayudar a encontrar la vacuna contra el COVID-19... Fue algo que barajamos desde hace un tiempo pero la idea inicial se llevó a un nivel superior porque,  en vez de hacerlo solo a nivel de nuestro equipo, decidimos ir más allá y juntar a las cabezas del mountain bike nacional: Hermida, Valero, Mantecón... a los referentes de este deporte. Yo he aportado la equipación con la que entrené toda la semana de Río 2016, la tenía guardada para mí y firmada por todo el equipo. Es nuestra forma de que nuestro granito de arena de el máximo resultado, algo que de verdad hace falta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento