Amaya Valdemoro y el Día de la Mujer: "El 8 de marzo somos muy hipócritas, luego el resto del año se nos olvida"

  • La exjugadora de baloncesto se ha mostrado muy crítica con la actitud de la sociedad hacia las mujeres.
  • "He dejado de ir a mesas redondas estos días. Se pueden hacer muchas cosas más durante el año", apunta.
Amaya Valdemoro con la medalla de oro del Eurobasket.
Amaya Valdemoro con la medalla de oro del Eurobasket 2013.
JORGE PARIS

Amaya Valdemoro, una de las mayores leyendas del baloncesto femenino español, nunca se ha mordido la lengua en asuntos sociales, y en el caso de la igualdad entre hombres y mujeres mucho menos.

La exalero española ha criticado con dureza la actitud de la sociedad en el trato del 8 de marzo y el Día de la Mujer. "Esta semana somos muy hipócritas, porque luego el resto del año se nos olvida", ha señalado, harta de que sólo se acuerden de la labor femenina en estas jornadas. "Me pone nerviosísima que esta semana mi teléfono no pare de sonar. Sinceramente, he dejado de ir a mesas redondas de estos días. Se pueden hacer muchas cosas más durante el año, no sólo el 8 de marzo", declara Valdemoro en declaraciones a Betfair.

En este sentido, la exjugadora de baloncesto también apunta a los medios de comunicación, aunque admite que se han dado pasos adelante. "Estamos en la línea adecuada, pero los medios de comunicación deberían apostar más por la mujer, que las empresas que patrocinan no vayan a lo fácil, sino que arriesguen. Que busquen caras nuevas dentro del deporte femenino para romper estereotipos. Deberían empezar a buscar por el valor de estas mujeres y no por lo que aparentan, no por parecer modelos. Pasa, por ejemplo, con el tema de las fotos: siempre buscan que sea 'picantona' cuando se la hacen a una chica", asegura.

"Los medios buscan la foto picantona cuando se la hacen a una chica"

A diferencia de los hombres, los éxitos son imprescindibles para que las mujeres sean primera plana. "Nosotras tenemos que quedar primeras para ser noticia. Al contrario que en otros apartados de la sociedad, nosotras hemos empezado a recibir ayudas económicas cuando se han conseguido resultados, y no al revés", critica, y coloca el cambio de paradigma en Londres 2012, cuando el número de medallas femeninas creció exponencialmente.

El trato del público tampoco es igual hacia una deportista que hacia su homólogo masculino. Ella misma sufrió insultos machistas cuando estaba en la cancha. "Yo he vivido de todo. Lo típico: te gritan que te vayas a fregar o a poner lavadoras. También me han gritado fea o gorda, o que me vaya a hacer un sándwich. No he visto que a un jugador hombre le griten nada por el estilo”, afirma una Valdemoro que se reivindica. “También me ha pasado de que me comparen con jugadores, aunque tú seas mayor que él o hayas hecho mejores cosas que él", recuerda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento