Griezmann, motivo de enfado deportivo y extradeportivo en el FC Barcelona

Antoine Griezmann recibe instrucciones de Ernesto Valverde en un partido del FC Barcelona.
Griezmann recibe instrucciones de Valverde en un partido del FC Barcelona.
EFE

La convulsa llegada de Antoine Griezmann al FC Barcelonano está siendo todo lo cómoda que esperaban. La adaptación del exjugador del Atlético de Madrid está costando más de lo esperado, desde el punto de vista deportivo y extradeportivo. A la polémica por su precio se une ahora un rendimiento que no acaba de cuajar en lo que esperaban y a una relación algo fría con sus compañeros.

En lo deportivo, Ernesto Valverde no acaba de estar satisfecho con él. Griezmann ha disputado 12 partidos esta temporada, 9 de Liga y 3 de Champions. De ellos, ha sido titular en todos menos en uno, pero no ha llegado a completar tres de los últimos seis. Además, se quedó en el banquillo todo el partido del Sevilla. Es decir: es candidato a ser sustituido y no por estar lesionado. El botín en este tiempo han sido cuatro goles y tres asistencias, algo que se antoja insuficiente y que ha generado un cierto 'run-run' entre la afición culé.

En la rueda de prensa previa al partido entre el Barça y el Levante, Valverde advirtió sobre el francés que "será un jugador importante si cumple con las expectativas". Todo un aviso para un Griezmann que, por si fuera poco, tampoco cuenta con el apoyo pleno del vestuario.

Divorcio entre Messi y Bartomeu, con Griezmann como causa

La plantilla del Barcelona esperaba volver a contar con Neymar entre sus filas este verano. Incluso llegaron a plantearse renunciar a parte de su sueldo, como confesó Gerard Piqué en 'El Larguero', a espaldas incluso de un Valverde que confesó que a él no se lo propusieron.

Sin embargo, en lugar de Neymar llegó Griezmann y no ha gustado del todo a los jugadores. Y no a cualquiera: el primero en estar molesto con Josep Maria Bartomeu es el mismísimo capitán, Leo Messi. El argentino confesó recientemente que no ha hablado con el presidente desde la eliminatoria de Anfield. De fondo, según el programa 'El Chiringuito', está la no llegada de Neymar. Víctima colateral de este desencuentro es Griezmann, que ya confesó que con Messi habla muy poco porque ni uno ni otro son de mucho hablar.

Griezmann no está solo en el vestuario. Gerard Piqué se ha convertido en su gran aliado, además de los franceses Clement Lenglet y Samuel Umtiti, pero es su relación con Messi la que más preocupa a la afición, dada la importancia de la opinión del capitán en el devenir del club blaugrana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento