Gente que viene y bah

Gente que viene y bah

Sinopsis

Bea es una joven y talentosa arquitecta que, en la misma semana, descubre que su prometido, con el que comparte trabajo, le ha sido infiel con una famosa presentadora de la tele y, por si esto fuera poco, es despedida con una indemnización ridícula. Convertida en una calamidad andante, Bea se ve obligada a volver a su pueblo natal, un paisaje idílico en el que, sin embargo, le esperan un futuro incierto, una madre extravagante, sus tres hermanos, un padre ausente y un guapo y misterioso vecino.

Después de que su primera novela (No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas) diera el salto a la gran pantalla, la obra de Laura Norton prosigue con su idilio con el séptimo arte en Gente que viene y bah. En esta ocasión es la televisiva Patricia Font (Pulseras amarillas), que firma aquí su primer largometraje, la encargada de adaptar esta historia sobre una joven en plena encrucijada vital que, tras ver cómo se derrumba la base sobre la que ha construido toda su vida, vuelve a su hogar natal en busca de refugio. A pesar del dramático punto de partida, la película hace una alegre oda al carpe diem llena de luminosidad, sensibilidad y sentido del humor. Con un tono agridulce, el film ofrece un variado catálogo de situaciones hilarantes y personajes pintorescos que protagonizan una comedia entre lo romántico y lo familiar con grandes dosis de emoción. Clara Lago (Ocho apellidos catalanes) lidera el reparto como la atribulada protagonista y es secundada por rostros archiconocidos del cine patrio como la ganadora del Goya Carmen Maura (Oh! Mammy Blue), Alexandra Jiménez (Superlópez) o Álex García (La punta del iceberg), entre otros.