La casa torcida

Sinopsis

Aristide Leónides, el patriarca de una multimillonaria familia de origen griego, ha muerto en extrañas circunstancias. Esto lleva a su nieta Sophia a recurrir a Charles Hayward, un detective privado con el que mantuvo una relación, para que acuda a la mansión y resuelva el caso. Una vez allí, Charles se encontrará con tres generaciones y un ambiente insano cargado de resentimientos y envidias. Cualquiera puede ser el asesino, y el investigador tendrá que encontrarlo antes de que vuelva a matar.

Una misteriosa muerte, una casa repleta de aristócratas y potenciales asesinos y, en el centro de toda la trama, un sagaz detective. Nadie como Agatha Christie ha sabido jugar con tanta imaginación con todos estos elementos, creando novelas memorables de las que el cine lleva décadas nutriéndose. La última en unirse a la interminable lista de obras de La reina del crimen adaptadas a la gran pantalla es La casa torcida, un juego de intriga ambientado en una lujosa mansión que dirige Gilles Paquet-Brenner (Lugares oscuros). En su primera traslación del papel al celuloide, esta historia sobre el asesinato del patriarca de una adinerada familia (una de las favoritas de Christie) se convierte en un thriller elegante y perverso que invita al espectador a intentar descubrir la identidad del homicida, mientras mantiene el suspense con numerosos giros y momentos impactantes hasta la sorprendente revelación final. Veteranos como Gillian Anderson (El último virrey de la India) y los nominados al Oscar Glenn Close (Siete hermanas) y Terence Stamp (El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares) conforman un reparto coral junto a los jóvenes al alza Max Irons (La dama de oro) y Stefanie Martini (Emerald City) en esta película de época con espíritu contemporáneo.

Últimas películas del director Gilles Paquet-Brenner