Todo el dinero del mundo

Todo el dinero del mundo

Sinopsis

En 1973, John Paul Getty III, nieto de John Paul Getty, magnate del petróleo y uno de los hombres más ricos del mundo, es secuestrado por una organización criminal en el norte de Italia. Para su liberación los secuestradores reclaman una cuantiosa suma de dinero. A pesar de ser una cantidad asequible dado su patrimonio, el multimillonario se niega a ceder al chantaje, lo que obligará a su nuera y madre del pequeño a intentarlo todo para que su anciano suegro cambie de opinión y pague el rescate.

Envuelta en una nube de polémica por la decisión de su director, el cuatro veces nominado al Oscar Ridley Scott (Alien: Covenant), de eliminar del metraje a Kevin Spacey, implicado en un escándalo sexual, y sustituirlo por el oscarizado Christopher Plummer (Remember), Todo el dinero del mundo lleva a la gran pantalla la sobrecogedora historia real del secuestro del nieto del magnate del petróleo John Paul Getty. Con un sentido del ritmo impropio de un cineasta que ya ha superado los 80, este biopic con alma de thriller retrata sin concesiones la expresión más cruel y despiadada del capitalismo, personificada en la figura de Getty, donde no hay lugar para el sentimentalismo o el apego familiar cuando el dinero o el poder están en juego. En un film de tensión y suspense creciente, donde no faltan las truculentas pruebas de vida que los secuestradores enviaron a la familia, cobran especial protagonismo los esfuerzos de la madre del pequeño, la única que plantó cara al patriarca, en un infructuoso intento por encontrar algo de afecto entre tanta avaricia. Junto a Plummer, que ha conseguido una nominación al Oscar por un papel rodado en tiempo récord, completan este estelar reparto los nominados a los premios de la Academia Michelle Williams (El gran showman) y Mark Wahlberg (Día de patriotas), así como Romain Duris (Una nueva amiga), entre otros.