La mano invisible

La mano invisible

Sinopsis

Un mecánico, una mujer de la limpieza, una telefonista, un mozo de almacén y un informático son reclutados para desempeñar sus labores habituales ante una audiencia que observa desde la oscuridad. Al espectacularizar su trabajo, los protagonistas pierden su concepción de la productividad que marca buena parte de su identidad y quedan aún más desprotegidos ante la explotación laboral. A medida que la presión aumente, la dimensión escénica de sus funciones generará un nuevo foco de conflictividad.

Entre el experimento fílmico y la adaptación de una obra literaria, el cortometrajista David Macián dirige su ópera prima en La mano invisible. De este modo, se apoya en la novela homónima de Isaac Rosa para, a través de una sobria puesta en escena, conformar una mordaz parábola sobre el estado del trabajo en la sociedad contemporánea. Filmada a modo de cooperativa y autogestionada, la cinta invita al espectador a reflexionar sobre los motivos que le mueven para trabajar, el objetivo que persigue o la satisfacción que le produce colocándole en un punto intermedio entre los trabajadores que desempeñan sus funciones y el público que les observa desde el sombrío patio de butacas. En el reparto coral del film se encuentran rostros como los de Josean Bengoetxea (Que Dios nos perdone), Marina Salas (Sonata para violonchelo), Alberto Velasco (Kiki, el amor se hace) o Bárbara Santacruz (Sexo fácil, películas tristes), entre otros.