John Wick: Pacto de sangre

John Wick: Pacto de sangre

Sinopsis

Alejado para siempre de su antigua vida como asesino a sueldo, John Wick se ve obligado a abandonar su retiro para ayudar a un antiguo socio a hacerse con el control de una siniestra asociación internacional de sicarios. Para respetar el pacto de sangre que tiene con él y cumplir con este trabajo para volver a su nueva y, casi siempre, pacífica vida, John se trasladará hasta Roma, donde pondrá su vida en peligro mientras enfrenta a algunos de los profesionales de la muerte más letales del mundo.

A pesar de no llegar a los cines de nuestro país, la primera entrega protagonizada por este letal e implacable asesino a sueldo retirado se convirtió en todo un clásico instantáneo del cine de acción. Amparado por este éxito, esta vez sí que llega a nuestras pantallas John Wick: Pacto de sangre, secuela de aquella en la que, de nuevo, Keanu Reeves (The Neon Demon) se pone en la piel de este sicario que, en esta ocasión, tendrá que respetar un antiguo juramento y despachar a toda una caterva de homicidas por contrato entre espectaculares escenas de tiroteos y peleas cuerpo a cuerpo. En esta ocasión, el codirector de la original, Chad Stahelski, se encarga del proyecto en solitario, y para llevarlo a buen puerto rodea a Reeves de un elenco de secundarios de altura, entre los que se encuentran Ian McShane (Piratas del Caribe: En mareas misteriosas), Bridget Moynahan (Invasión a la Tierra), Ruby Rose (xXx: Reactivated) y el nominado al Oscar Lawrence Fishburne (Passengers), entre otros.