El dictador

Sinopsis

El líder de Wadiya, el almirante general Haffaz Aladeen, se siente molesto porque le llaman dictador las potencias occidentales y porque la ONU sancione repetidamente a su país por incumplir el tratado de no proliferación de armas nucleares. Así que, siguiendo las directrices de su jefe de policía secreta, su tío Tamir, viaja a los Estados Unidos para convencer al organismo de que le dejen en paz. Cómo es lógico, su estancia en Nueva York va a estar repleta de problemas y anécdotas divertidas.

El británico Sacha Baron Cohen, en colaboración con Alec Berg (Seinfeld, Larry David), vuelve a la palestra mundial con "El dictador", parodia mordaz de un tirano árabe, de visita en Estados Unidos, en una trama surrealista, llena de gags y de situaciones cómicas muy divertidas, en la línea de sus anteriores películas "Borat" o "Bruno", que seguramente provocarán, en algunos casos, la carcajada del espectador o por otro lado la desaprobación por su mal gusto. En su arriesgada nueva propuesta, el humorista despliega todos los mecanismos de la comedia para meterse en el personaje protagonista, el regente del ficticio estado de Wadiya (potencia petrolífera del Norte de África-paralelismo claro con Libia y el difunto Gadafi), el almirante general Haffaz Aladeen, decide viajar a Nueva York, a la sede de las Naciones Unidas, para que los "odiosos occidentales" dejen de sancionar a su país por vulnerar el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares. A su vez trata de demostrar, sin mucho éxito por otra parte, tanto a Obama como a los dirigentes internacionales que no es, en absoluto, un déspota dictatorial, sino que "la gente de su país le quiere pues, según las encuestas, el 120% de la población le adora y el 14% le es indiferente, siendo culpables de ello los cerdos occidentales", según sus propias palabras. Larry Charles (Borat, El séquito) se encarga de la dirección de esta simpática comedia.

Decir que las interpretaciones de Sacha Baron Cohen (Ali G anda suelto, La invención de Hugo) en las películas que ha escrito, como "Brüno" o "Borat", son polémicas y tremendamente paródicas de la sociedad de hoy en día, sería quedarse corto, como demuestra, en esta ocasión, interpretando al general Aladeen. Junto a las atípicas bromas de Cohen, encontramos al personaje más plomizo de toda la película de la mano de Ben Kingsley (Prince of Persia: Las arenas del tiempo, Transsiberian), ganador de un Oscar por su magistral interpretación de Mahatma Gandhi, encarna a Tamir, tío de nuestro protagonista y jefe de la policía secreta. Anna Faris (Una conejita en el campus, El Oso Yogui) se encontró con problemas para seguir las improvisaciones constantes que se realizaban, casi de continuo, durante el rodaje y la espectacular Megan Fox (Transformers, Jennifer´s Body) aparece haciendo un cameo como señorita de compañía dEl dictador. Lo que es seguro es que las situaciones vividas por el general Aladeen serán hilarantes y desternillantes en todo momento, pero hay que tener una cosa clara, para éste célebre personaje con 118 doctorados y un diploma, en bronceado con spray, de la Universidad Pública de Qatar no le gusta que le llamen "El dictador".